Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu se pone duro con el botellón: sopesa cerrar zonas de Banda do Río

Los restos del botellón en el frente marítimo de Banda do Río.

Los restos del botellón en el frente marítimo de Banda do Río.

La madrugada del sábado al domingo volvió a dejar molestias, ruidos y una lamentable imagen de vasos, botellas y restos de botellón en el entorno del barrio de Banda do Río, especialmente en el tramo del paseo marítimo entre el antiguo astillero de Purro y la pista deportiva. Los servicios municipales de limpieza, con el refuerzo de un camión de baldeo, volvieron a dejar limpia la zona por la mañana, pero desde el Concello de Bueu están valorando la adopción de medidas más contundentes. Una de ellas es la posibilidad de cerrar este tramo, conocido como Rúa Ribeira, y alrededores para evitar las aglomeraciones y el consumo de alcohol en la vía pública. “Los vecinos lo están pasando mal y se están ocasionando unas molestias intolerables e injustificables”, afirmaba ayer el alcalde, Félix Juncal.

Este fin de semana se concentraron más de un centenar de personas en la zona y pese a que en la zona se personaron agentes de la Policía Local y Guardia Civil disolver la aglomeración fue prácticamente imposible. Por un lado, por la falta de medios por parte de los efectivos policiales. Y por el otro porque no siempre resulta sencillo demostrar que las personas que están en ese momento en la calle están bebiendo alcohol. “Estar en la calle no está prohibido y al final estamos hablando de un problema de falta de educación y de respeto por los ruidos y molestias que se generan”, afirman fuentes policiales.

Un operario de la empresa Urbaser, contratada como refuerzo por el Concello, baldea ayer la zona del botellón.

Las actuales restricciones sanitarias a los horarios de la hostelería, que debe cerrar a la una de la madrugada, agravan aún más la situación: el botellón comienza antes, con más gente y dura más horas. Ante esta situación desde el gobierno local se plantean medidas para intentar atajar un problema de “comportamientos incívicos”. Más allá de la habitual apelación a la sensibilidad y educación, desde la Alcaldía barajan otras alternativas. “Vamos a estudiar si legalmente podemos cerrar durante las noches del fin de semana el acceso a esas zonas más conflictivas para evitar esas concentraciones. En el caso de que sea posible habrá que ver si se puede adoptar a través de una resolución de Alcaldía o a través de otro instrumento”, apunta Félix Juncal.

El regidor considera “inadmisible” el malestar que se le provoca a los residentes y la imagen de desperdicios a lo largo de este tramo del paseo marítimo y que obliga a un refuerzo de los servicios municipales de limpieza. “Parece que hay gente a la que no le importa ese esfuerzo a mayores, el coste que implica y la mala imagen que supone”, lamenta Félix Juncal.

Compartir el artículo

stats