Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito asegura que renunció al vial por Reibón y la oposición exige disculpas a Currás

Vicente Verdeal asumió su acta como nuevo edil del PP moañés. |   // G.N.

Vicente Verdeal asumió su acta como nuevo edil del PP moañés. | // G.N.

Las duras críticas de la oposición (PP y XM) al concejal de Mobilidade, Rodrigo Currás, por el proyecto de un vial que atraviese el patio del CEIP Reibón, fue lo más destacado del pleno de la corporación de Moaña correspondiente al mes de junio, marcado también por la toma de posesión de Vicente Verdeal como nuevo edil del PP, iniciando su tercera etapa en la corporación. Verdeal aseguró que trabajará para que se le recuerde “como una persona sensata y que defiende a Moaña y a mi partido”.

La portavoz del Anpa de Reibón, Vanesa Ríos, junto a la alcaldesa.

Con la polémica del vial sobre la mesa, desde el bipartito aseguraron que el Concello había renunciado al proyecto y que solo se planteó la opción al Anpa y a la dirección del colegio en noviembre, la moción del PP contra el proyecto –rechazada al oponerse BNG y PSOE– acabó derivando en discursos muy duros contra Currás.

El portavoz del PP, José Fervenza, llegó a pedirle “una disculpa hacia el Anpa” y el edil de XM, Javier Carro, solicitó directamente la dimisión del concejal “por sus prácticas mafiosas al intentar amedrentar con sus amenazas al Anpa del colegio”.

Y es que la portavoz del Anpa, Vanesa Ríos, solicitó la palabra para explicar el temor de los padres y criticó que “Currás nos dijese que el vial se haría por las buenas o por las malas y que solo de la primera forma el colegio tendría una compensación”. Desde el Anpa aseguran que los problemas de accesibilidad para las viviendas ubicadas detrás del CEIP Reibón y para las que se construirán en el futuro, así como para el acceso al futuro auditorio, “no es problema del colegio, sino del Concello por autorizar construcciones sin una buena conexión de carreteras”. Ríos concluyó considerando “injusto que el colegio con más matrículas de Pontevedra tenga que entregar un terreno que necesita en beneficio de las construcciones autorizadas detrás”.

Desde el PP Fervenza alegó que “la educación no es moneda de cambio” y propuso mejorar la movilidad en la zona ampliando la Rúa das Raíñas.

Los compañeros de Currás en el Gobierno municipal salieron en su defensa y la socialista Marta Freire aseguró que “en la reunión con el Anpa no hubo ninguna amenaza. Solo se planteó una propuesta pero si no hay consenso con el Anpa ni con la dirección del centro no se desarrollará ninguna idea”. Asegura que el proyecto se paró y que en todo caso solo podría ser aprobado con el refrendo de los consellos veciñais y de la comunidad educativa. Para Freire el conflicto parte “de una estrategia de crispación por parte del PP a costa de un proyecto que no existe”.

Odilo Barreiro, por el BNG, también atribuyó todo “a una estrategia de acoso y derribo de la oposición contra Rodrigo Currás, que no tiene un talante mafioso, como se pretende decir”, y afeó a la oposición “que no presentase alegaciones al Plan de Mobilidade Urbana Sostible (PMUS) que recoge la posibilidad de este vial y que se aprobó en 2018. Barreiro alegó también que el Concello había mejorado la Rúa das Raíñas “en todo el tramo de nuestra competencia. El resto pertenece a una junta de compensación y todavía está pendiente de su desarrollo”.

Ayer, con la resaca del pleno, el concejal de XM Javier Carro volvió a salir en defensa de la portavoz del Anpa “por su valentía para declarar en el pleno lo sucedido a finales del mes de noviembre” y añade que “un político jamás puede intentar amenazar con los derechos que corresponden defender a los colectivos”. Considera “grave” que sus compañeros de gobierno lo arropen”. Insistió, Carro, en exigir “su dimisión para poder salir de la política con la cabeza alta. Las amenazas no tienen cabida en la política municipal”.

El PSOE, disconforme con las mociones contra la subida de la luz

El pleno moañés sometía a votación dos mociones exigiendo al Gobierno central una rebaja de la factura eléctrica tras la alarmante última subida, pero no hubo acuerdo de todos los partidos. La moción del PP fue rechazada por el BNG alegando que “solo se centra en la rebaja del IVA y no contempla el impuesto especial de electricidad ni habla de beneficios a los territorios productores de energía”. El PP sí que apoyó la moción posterior del BNG, que fue la aprobada y que recogía esos términos. “Tenemos la factura de la luz más alta de la historia y por encima de colores políticos lo que importa es cómo se asfixia a los vecinos”, alegó José Fervenza. XM votó en contra de ambas mociones “por no incluir subvenciones a los vecinos de Moaña en apuros económicos”. El PSOE, por su parte, se opuso a la moción del PP “porque el actual Gobierno central reaccionó muy rápido adoptando medidas para paliar la subida de la luz”, alegó Marta Freire. Los socialistas se abstuvieron en la moción de sus socios del BNG, defendida por Dolores Chapela, señalando que “falta claridad en los puntos de acuerdo, rechaza la nueva tarifa eléctrica y no propone una alternativa más allá del eslogan nacionalista clásico de una tarifa gallega”. Finalmente, el pleno sirvió para la aprobación de los 100.000 euros en bonos para el comercio local, con la abstención del PP por incluir, el acuerdo, los 30.000 euros para el Encontro de Embarcacións Tradicionais.

Compartir el artículo

stats