Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La noche de San Juan se salda con un incendio, cinco alcoholemias y desalojos por botellón

El lugar donde se registró el incendio, en la aldea de Nerga.

El lugar donde se registró el incendio, en la aldea de Nerga. Fdv

La noche de San Juan fue relativamente tranquila en la comarca de O Morrazo debido a las restricciones sanitarias aún vigentes por el COVID-19. Aún así las patrullas de la Policía Local y los operativos de emergencia tuvieron que realizar varias salidas relacionadas con botellones y molestias ocasionadas por fiestas particulares. La incidencia más grave se registró en el lugar de A Granda, en Nerga, donde hubo un incendio forestal que afectó a unos 600 metros cuadrados.

Este fuego comenzó alrededor de la medianoche y fue necesario movilizar al Grupo de Emerxencias Cangas-Protección Civil y a una brigada de Medio Rural, con un agente forestal. La zona afectada es un eucaliptal situado cerca de un núcleo habitado. Ayer por la mañana fue necesario que acudiese otra cuadrilla de Medio Rural para refrescar el terreno y evitar el riesgo de rebrotes.

El capítulo de incidencias vinculadas a la noche de San Juan también deja varias intervenciones de la Policía Local, que tuvo que cerrar dos chiringuitos en una playa del municipio, se identificó a ocho personas por hacer hogueras y los agentes tuvieron que acudir al paseo de la playa de Rodeira para desalojar a varios grupos que estaban realizando botellón en las mesas y en el entorno de la pista de skate. Las patrullas identificaron y cachearon a varios asistentes ante la sospecha de tenencia de drogas.

La noche se completó con tres denuncias a conductores que superaban la tasa máxima de alcoholemia. Dos se tramitarán por vía judicial como delito contra la seguridad vial puesto que superaban el índice de 0,60 y la tercera por vía administrativa, con una posible sanción económica de 1.000 euros.

La señal contra la que chocó un conductor moañés. Gonzalo Núñez

En Moaña el refuerzo de los controles policiales con dos patrullas permitió la detección de dos conductores que superaban la tasa permitida de alcoholemia. Uno de ellos, con una tasa de 0,30, fue sancionado en la céntrica calle As Barxas. El otro llegó a 0,50 y fue sancionado en la Rúa das Raíñas. En este segundo caso la Policía Local se vio alertada al chocar, el conductor, contra una farola y una señal en el cruce de bajada por la calle Rosalía de Castro. Siguió circulando con el coche pese a tener activados los airbags y con daños graves en el vehículo.

Ya pasadas las cinco de la mañana los agentes de Moaña tuvieron que desactivar una fiesta en un terreno privado de A Gándara, tras recibir llamadas de quejas de vecinos, aunque en general el comportamiento de los moañeses fue muy respetuoso con las restricciones sanitarias y no se detectaron hogueras ni botellones en playas ni otros espacios públicos.

En Bueu la noche no dejó incidencias destacadas, según apuntan desde la Policía Local.

Compartir el artículo

stats