Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El artista Yosi Fervenza empieza a tallar en Moaña la escultura inspirada en un poema de Curros

El artista, ayer, en la parte superior de la pieza. |   // GONZALO NÚÑEZ

El artista, ayer, en la parte superior de la pieza. | // GONZALO NÚÑEZ Fran G. Sas

El tronco del ciprés talado hace años en los Xardíns do Concello de Moaña, al estar muerto, y ubicado al lado del histórico cruceiro, ya empieza a cobrar nueva forma. No en vano pasará a convertirse, a finales de julio, en una de las nuevas imágenes icónicas de la villa, gracias al encargo que la concejalía de Cultura realizó al artista y escultor de troncos José Antonio Fervenza “Yosi” para convertirlo en una escultura de madera inspirada en un poema de Curros Enríquez. Ayer mismo Yosi, armado con una motosierra, comenzó los trabajos que se prolongarán, como mucho, durante cuatro semanas. Dentro de un andamio que protege todo el tronco, el artista comenzó cortando los 10 centímetros superiores “para trabajar en toda la parte sana”. La altura de la escultura será de 5,10 metros de altura.

El artista, ayer, en la parte superior de la pieza. | GONZALO NÚÑEZ

El artista, ayer, en la parte superior de la pieza. | GONZALO NÚÑEZ Fran G. Sas

“Representará a un gigante sosteniendo a su hija sobre los hombros y ésta, a su vez, cogiendo una estrella. Lo más largo serán las piernas, que finalizarán a una altura de 2,5 metros y llegarán casi al suelo, aunque en los últimos 50 centímetros se fundirán en el tronco para recordar el origen de la madera”, desvela el artista.

Yosi Fervenza comenzará “con las cabezas y las caras. Sus formas redondeadas son lo más complejo y requieren trabajar con gubias para tallar”, explica. Las caras le permitirán “saber exactamente los volúmenes del resto de la escultura”. Lo más grueso del tronco lo empezó a devastar ayer con ayuda de la motosierra. “Tras las caras lo más complejo serán los brazos”, apunta el artista, que considera un reto tallar esta escultura en una plaza tan transitada de Moaña, pese a su dilatada experiencia con piezas recientes como los asientos giratorios con forma de mano que realizó por encargo de la Comunidade de Montes de Domaio en el mirador del Monte Faro. Entre las formas de las expresiones faciales y los brazos “invertiré la mitad del tiempo de trabajo”, concluye.

La elección del diseño final correspondió al jurado de un concurso público celebrado a finales de 2020. El propio Yosi Fervenza formó parte del jurado. El boceto ganador fue obra del vecino José Manuel Pena Gayo.

La escultura representará al poema que Curros Enríquez dedicó a Rosalía de Castro, y el título elegido para el diseño es “A Cachachó”, que es el nombre que se le da en Moaña a la forma que tiene el padre de llevar a su hija. El autor del diseño apuntó, en su día, la intención de convertir el tronco en “la alegoría de un pueblo que guía a su prole en la búsqueda de la estrella y la felicidad en sus vidas.

El Concello llevaba años valorando el diseño final para dar forma al tronco y finalmente se decantó por un concurso que recogiese las propuestas de los vecinos.

Compartir el artículo

stats