Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un barco del desguace para el turismo de mejillón

Una vista del balandro "O que faltaba" en una de las playas de la ría de Aldán.

Una vista del balandro "O que faltaba" en una de las playas de la ría de Aldán. Mauro Bernárdez

Trabajó 15 años como mejillonero en el negocio de bateas de su familia hasta que hace cuatro años las vendieron. Ahora Adolfo Dacosta “Fito” se podría decir que “ve los toros desde la barrera” . Sigue ligado al mundo del mejillón, pero realizando rutas turísticas a los cultivos en batea a bordo de su barco artesanal “O que faltaba” , con el que también lleva a turistas por la ría de Aldán, conocida como el “Caribe” gallego en donde fondea habitualmente con su yate el empresario Amancio Ortega; y hasta la isla de Ons en el Parque nacional de las Illas Atlánticas.

Adolfo Dacosta es el patrón de este barco, construido artesanalmente con madera de carballo y de roble y cubierta de pino, en una carpintería de ribeira en 1987. Cuando su familia vendió las bateas en 2017 iba a ir al desguace. Se hacía antiguo para los compradores, recuerda Dacosta que asegura que el desguace incluso les costaba 4.000 euros. Así que lo restauró y dio una segunda vida a “O que faltaba” que hoy, tres años después, es un referente en el turismo de mar en la comarca. Fue el primero en Aldán en hacer rutas del mejillón, asegura Fito Dacosta, junto a otro balandro de O Grove. Con 14 metros de eslora, puede acoger hasta 11 personas a bordo. En la ruta del mejillón realizan una parada en una de las bateas, en donde amarra el balandro, y ofrece explicaciones sobre el cultivo del bivalvo, incluso sube algunas cuerdas para que los turistas vean cómo se cultiva. Las rutas se realizan de lunes a viernes, de 12:00 a 14:00 horas y durante la mismas se ofrece una degustación del producto rey de Aldán con vino albariño.

Adolfo Dacosta "Fito", en la cabina del barco turístico esta semana. Gonzalo Núñez

Los fines de semana asegura que suelen realizar rutas por las playas de la ría para grupos de amigos, cumpleaños, celebraciones o incluso reuniones de empresa, también grupos mixtos de huéspedes de su casa que reúne en el barco con otros que quieren conocer la ría. Otra posibilidad son las rutas de esnórquel, de buceo con gafas y tubo, aunque éstas son la que menos realiza. Ahora está en gestiones para incorporar también otras de charlas científicas “aunque está en pañales”.

Un grupo de turistas en ruta en el antiguo barco mejillonero.

Fito Dacosta es un defensor del turismo sostenible, rechaza aquel de masas como al otro lado de la ría, en Sanxenxo, y asegura que este entorno hay que protegerlo, de hecho “tenemos un monte vecinal en donde no se puede construir”.

Haciendo escala en una batea.

Ayer, pese a la lluvia, estaba en el mar con un grupo de un cumpleaños. Como él dice “la mejor publicidad es el sol”. Con buenas condiciones meteorológicas tiene el verano asegurado. Por el momento tiene reservados ya la mitad de los fines de semana de julio y agosto. Y es que además del atractivo de las aguas turquesas de Aldán, la ría ofrece el aliciente de ver desde a distancia el yate del empresario de Inditex, Amancio Ortega, que fondea los fines de semana frente a Ameixide. Sus 50 metros de eslora se ven desde todos los rincones de este paraíso.

Compartir el artículo

stats