Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil investiga una tala en la Fraga de Coiro por la denuncia de que afecta a fincas particulares

La zona del monte de Coiro donde se realizó la tala promovida por los comuneros. |   // FDV

La zona del monte de Coiro donde se realizó la tala promovida por los comuneros. | // FDV

La Guardia Civil investiga la denuncia presentada por cuatro vecinos de la parroquia de Coiro, en la que aseguran que una tala promovida por la Comunidade de Montes de Coiro afecta a terrenos de su propiedad, que sumarían cerca de 3.000 metros cuadrados. Por su parte, desde la directiva comunal aseguran que “no hemos invadido ningún terreno particular” y se muestran dispuestos a reunirse en el monte con los denunciantes para aclarar cualquier duda al respecto.

Los trabajos forestales se realizan en el entorno conocido como Serra de Abaixo, al lado de la pista forestal que discurre desde la capilla de San Cosme hacia el Monte de A Pena, en medio de la Fraga de Coiro. En la denuncia presentada el pasado 5 de junio ante el cuartel de la Guardia Civil de Cangas, los vecinos aseguran que a mediados del mes de mayo, sin poder concretar exactamente la fecha, “les fueron talados los árboles que se encontraban en la finca [de cada uno de ellos]”, entre los que había robles, pinos y eucaliptos. Una madera que ya tenían tasada previamente para su posible venta, aunque ese proceso quedo paralizado debido a la pandemia.

Añaden que las empresas encargadas de realizar la tala “se llevaron la madera, pero dejaron sin limpiar las fincas una vez taladas”. En la denuncia presentada ante la Guardia Civil se señala que “los responsables finales de esta tala es la Comunidad de Montes de Coiro”. Las fincas supuestamente afectadas son cuatro: una de una superficie de casi 1.200 metros cuadrados y las otras tres de cerca de 600 metros cuadrados.

La directiva de la Comunidade de Montes de Coiro se muestra sorprendida por la denuncia y explica que acudieron al cuartel de la Guardia Civil cuando se les requirió para dar las oportunas explicaciones. “Nosotros no hemos invadido ninguna propiedad particular y uno de los problemas es que muchas veces la gente no sabe exactamente donde tiene las fincas”, explican las fuentes consultadas. Aseguran a su vez que de momento no saben quienes son las cuatro personas que presentaron esa denuncia y que no se pusieron en contacto con la comunidad de montes.

La directiva explica que en el monte comunal de la parroquia de Coiro hay más de 700 lindantes, con lo que “siempre puede haber dudas” y muestran su disponibilidad a reunirse con los vecinos presuntamente afectados para aclarar sobre el terreno la situación. En todo caso recalcan que para las labores se siguieron los mapas oficiales de la Xunta de Galicia.

Los trabajos de tala que se realizaron en los últimos meses en esta zona de la parroquia de Coiro fueron aprobados por la asamblea de los comuneros en el año 2019, pero no se pudieron ejecutar antes debido al estado de alarma y a la pandemia sanitaria. Abarcan una superficie de 2,5 hectáreas de terreno, en su mayoría de eucalipto. La intención de los comuneros es replantar, si es posible este mismo invierno, especies como frondosas y resinosas. De momento aún continúan con las labores para la limpieza del monte y la retirada de los restos de la tala.

Compartir el artículo

stats