La Consellería de Infraestructuras publicó ayer el decreto por el que se declara la utilidad pública y urgente ocupación de los bienes y derechos necesarios para ejecutar las obras de mejora de la seguridad viaria de la PO-551 entre la salida de la travesía de Cangas y la intersección de acceso al colegio de Tirán, en Moaña, en un tramo de 2 kilómetros, en lo que se conoce como proyecto de eliminación del Tramo de Concentración de Accidentes (TCA) de Tirán.

En total son 2.495 metros cuadrados a expropiar correspondientes a 46 fincas, de las cuales 12 son de Cangas y 34 de Moaña. Se trata de suelo urbano y suelo rústico en Moaña y suelo urbano y suelo de núcleo rural en Cangas. En Moaña se expropian 1.594 metros cuadrados y en Cangas, 946. De suelo urbano son 109 metros cuadrados en Moaña y 47 en Cangas, además de 282 y 824, respectivamente, de suelo urbano en sistema viario. En núcleo urbano se expropian 615 metros cuadrados en Cangas y de suelo rústico 616 en Moaña.

El pasado día 4 la Xunta ya publicó la aprobación del proyecto de construcción y del expediente de información pública de esta obra, que tiene una inversión de 1,1 millón de euros. El levantamiento de actas y licitación de los trabajos está previsto para el segundo semestre del año con un plazo de ejecución de seis meses.

El proyecto coincide con la conclusión de las obras, por parte del Concello, de la recuperación del Camino Real, que conecta con prioridad peatonal y de bicicleta y patín, el tramo desde O Con hasta Rodeira, en Cangas. El camino Real se entrelaza con esta obra de eliminación del TCA. El concejal de Movilidade de Moaña, Rodrigo Currás, asegura que aunque hay cuestiones del Camino Real que no se incluyeron, “aún así supone una mejora importante”. Añade que se intentó buscar encaje en la zona de Lidl, en donde el proyecto de la Xunta incluye la ampliación de la acera hacia Vilela. Para ello, dice el concejal, se retiró el carril de aceleración del proyecto inicial del TCA para ganar espacio y desplazar los carriles de la calzada hacia el lado del mar. En el cruce de Lidl no podrá ir la senda en azul como había proyectado el concello al no disponer de la titularidad de los terrenos. Pese a todo, Currás asegura que se va a mejorar mucho en seguridad, “es algo innegable”.

Respecto al Camino Real, confirma que ya está acabado, después de que concluyeran unos ajustes en parte del alumbrado, en donde saltaba el limitador; y se acopiaran algunos elementos accesorios que iban en la liquidación de la obra.

Sobre la inauguración, el edil de Movilidade asegura que están pendientes de que la Diputación ponga una fecha conjunta. Cangas está rematando la obra que discurre por A Pedreira, y A Rúa para acabar en A Garita, en Rodeira.