Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La toxina permite reabrir dos polígonos de bateas en Moaña y retomar la exportación

Carga de mejillón en un camión, ayer al mediodía en el muelle moañés de A Mosqueira. |  SANTOS ÁLVAREZ

Carga de mejillón en un camión, ayer al mediodía en el muelle moañés de A Mosqueira. | SANTOS ÁLVAREZ

El episodio de toxina que estaba afectando a los polígonos de bateas en la ría de Vigo ha comenzado a remitir después de mantener cerrados casi todos los viveros desde finales del mes de abril. La semana pasada finalizó con la reapertura de dos polígonos frente a Moaña y Meira, –los Cangas C y Cangas D–, por lo que, desde el casco urbano moañés hacia el interior de la ensenada de San Simón, el sector mejillonero ya puede extraer producto y comercializarlo sin problema.

Tras la decisión adoptada por los biólogos del Intecmar (Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia) la actividad recuperó su fuerza en el muelle de A Mosqueira, y los productores retomaron la exportación de bivalvo al extranjero, con varios camiones, ayer por la mañana, saliendo de la dársena de A Mosqueira con destino a Francia. El resto del producto extraído se destina sobre todo al consumo local fresco.

Casi todo el molusco extraído se ha criado en los últimos meses, al no afectar el cierre de polígonos a un periodo de altas ventas. Cuando llegó el último episodio de toxina apenas quedaba mejillón con tamaño para su venta, pues la campaña del año pasado ha sido muy intensa y con una demanda muy alta.

Se mantienen cerrados solo los polígonos Cangas F, G, y H, frente al litoral del municipio cangués. No se puede extraer producto de los mismos desde el 26 de abril. Desde fechas similares está cerrado el sector en la ría de Aldán y los bateeiros de Bueu no pueden vender mejillón desde mediados del mes de marzo.

Compartir el artículo

stats