Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atlántico Construcciones pagó 19 millones por Massó y lo vendió un año después a Marina Atlántica por 53

Inicio de las obras del puerto deportivo que fueron paralizadas.

La confirmación de una sentencia por parte de la Sección 3 de la Audiencia Provincial desvela los entresijos de la operaciones de la empresa Marina Atlántica que había proyectado una urbanización en Massó, en Cangas. La citada sentencia desestima las pretensiones de la empresa respecto a lo que hoy es Abanca, dándole la razón a la entidad bancaria.

En la sentencia se hace mención que Atlántico Construcciones y Promociones S.L., así como Miraflores S.L: fueron fundadas por el matrimonio que litiga para dedicarse a la promoción inmobiliaria. El 14 de octubre de 2004, la extinta Caixanova concertó con Atlántico Construcciones y Promociones SL. una póliza de crédito con garantía persona para un límite máximo de 21 millones de euros. Esta empresa tenía el proyecto de una gran actuación urbanística en el margen derecho de la ría de Vigo, en la zona conocida como O Salgueirón, en Cangas. Era una actuación en los terrenos donde se ubicaban las instalaciones de Conservera Massó y que eran propiedad de Frigoríficos y Conservas Morrazo. “A tal efecto, la promotora había contenido opciones de compra sobre las distintas finas en ese sector. Era un terreno calificado urbanísticamente como Suelo Urbano No Consolidado de uso predominantemente industrial. La pretensión era obtener el cambio de calificación en el Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Cangas construir un gran complejo residencia de unas 700 viviendas, un espacio comercial incluyendo un hipermercado y ocho salas de cine, tiendas, un hotel de 80 habitaciones... así como un importante puerto deportivo para el amarre de embarcaciones de recreo, con referencias a que intervendría en el diseño el estudio de arquitectura de Norma Foster”

Se hace mención a que Atlántico Construcciones y Promociones S.L. llevó este proyecto a Caixanova, con el fin de convencer a la entidad bancaria para que participase en el proyecto empresarial, dada la necesidad de una elevada financiación. El 26 de enero de 2006 se otorgó un pacto de socios entre Atlántico Construcciones y Promociones S.L. y Caixanova. El mismo día se constituyó la entidad “Complejo Residencia Marina Atlántica S.L., con un capital social de 31.718.000 euros, representado por 63.436 participaciones sociales con un valor nominal de 500 euros cada una. Los dos únicos socios eran Atlántico Construcciones Promociones y Caixanova, cada una con el 50% del capital, por el que se le asignaron a cada una la titularidad de 31.718 participaciones. La mercantil tenía como objeto social la urbanización de los terrenos sitos en O Salgueirón.

El 4 de abril de 2006, Frigoríficos vendió los terrenos de la Conservera Massó a Atlántico Construcciones por 19.348.172 euros, más el IVA y el 2 de octubre de 2007, Atlántico Construcciones transmite a Complejo Residencial Marina Atlántica los terrenos por la cantidad de 53.386.958 euros. La extinta Caixanova otorgó a su participada Complejo Residencial Marina Atlántica S.L. un préstamo de 10 millones de euros en el año 2006 para financiar la adquisición de los terrenos, otros 15 millones en el 2007 y otros 5.800.000 euros en ese mismo año. El 5 de noviembre de 2010 se renovó la póliza de crédito suscrita en 2004 si bien rebajando la cuantía máxima del crédito a 14 millones.

En 2014 el pasivo era de 40 millones

El 31 de diciembre de 2012, complejo Residencial Marina Atlántica S.L. adeudaba 25.143.305, 50 euros a NCG Banco S.A., entidad que nació tras la fusión de Caixanova con Caja de Ahorros de Galicia. El 17 de abril de 2013 se dictó sentencia por la Sala Tercera del Tribunal Supremo anulando la concesión administrativa para la construcción y explotación de un puerto deporto en O Salgueirón, estimando el recurso interpuesto por la Cofradía de Pescadores .Este fallo judicial baja el valor de los terrenos y el 23 de diciembre de 2014, Libertas Sociedad de Tasación valoro los terrenos de O Salgueirón en 2.492.097,32 euros. A 31 de diciembre de 2014, el balance de la entidad “Complejo residencial Marina Atlántica S.L. arrojaba un pasivo de más de 40 millones de euros, al incrementarse el montante de la deuda por los intereses moratorios y disminuir el valor teórico asignados a los activos (terrenos de O Salgueirón) Se recoge que las pérdidas del ejercicio asciende a 14.398.482 euros, la cifra de renegocio es cero, a los solares adquiridos por 56.846.793 euros han sufrido una minoración de 47.480.774,86 euros, por la que se le asigna un valor contable téorico de 9.416.019,07 euros. y se cifra en la deuda a corto en unos 40 millones.

La empresa vendió en 2015 sus acciones a la banca por un euro

El día 8 de octubre de 2015 se otorgó escritura pública de compraventa de participaciones sociales, en la que Altántico Construcciones y Promociones S.L. vendió sus 31.718 participaciones en “Complejo Residencial Marina Atlántica a Abanca Corporación Bancaria S.A. por el precio de un euro. A dicha escritura se adjunta sendas caras a los dueños de la empresa tomando conocimiento del cese de su condición en el consejo de administración y la revocación de poderes. Abanca saneó Complejo Residencial Marina Atlántica mediante la capitalización de la deuda en una operación conocida como acordeón se incrementa el capital y a continuación se reduce, saldando las deudas con la inyección de liquidez. En la práctica supuso una pérdida contable de 40 millones de euros, según señala la sentencia. También se hace hincapié en que en la actualidad el terreno sigue calificado como Suelo Urbano No Consolidado de uso predominantemente industrial, que el proyecto urbanísticos no se puede llevar a cabo y todo lo relacionado con el puerto deportivo es inviable por la sentencia del Tribunal Supremo. La Audiencia de la Coruña asegura que s fallo que no puede entrar en el análisis de si elproyecto urbanístico es viable bajo unas determinadas condiciones, si debe considerarse vigente o no el convenio suscrito en su día, hace 15 años, con el Concello de Cangas. Si es acertada o no la opinión de unos urbanistas frente a otros. El propio planteamiento excedería de la jurisdicción civil. “No puede este tribunal establecer que el convenio está vigente y que el proyecto es viable. Declaración que no vincularía a nadie. Y menos al Ayuntamiento que tendría que expedir licencias y modificar su Plan General de Ordenación Urbana.

Compartir el artículo

stats