Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Veciños de Tirán exige que Infraestruturas aclare si integra el Camiño Real en su reforma del TCA

La renovación del Camiño Real, con su característico color azul, que está a punto de finalizar. |  GONZALO NÚÑEZ

La renovación del Camiño Real, con su característico color azul, que está a punto de finalizar. | GONZALO NÚÑEZ

Paralelamente al comienzo de la reforma para mejorar la seguridad en el Tramo de Concentración de Accidentes (TCA) de la PO-551 en Domaio, el Consello de la Xunta autorizó las expropiaciones para ejecutar las obras de mejora en el TCA de Tirán, que arranca en territorio de Cangas y se prolonga hasta el cruce de subida al colegio. El gobierno gallego cuenta con invertir en esta mejora 1,1 millones de euros, cantidad en la que se incluye el pago de las 46 fincas que se verán afectadas por las expropiaciones. Desde la Asociación de Veciños de Tirán, sin embargo, critican que hasta la fecha, y tras dos años de espera, no se respondiese a las alegaciones que presentó e insiste en que se les aclare si esta mejora integra al Camiño Real en reformas en sus puntos de cruce con la PO-551.

Desde el colectivo vecinal celebran esta inversión para el TCA de Tirán y reconocen que es necesaria pues la carretera general (PO-551) es “peligrosa” a su paso por la parroquia. Entienden además que esta carretera “fracturó a Tirán desde hace muchas décadas, porque solo importan los coches”.

Por ello, Veciños de Tirán insiste en vincular la reforma del TCA con el Camiño Real, cuyas obras de apuesta por los peatones “hacen que ya estemos disfrutando de un descenso en el volumen de coches y en el uso de las vías para caminar hacia las parroquias vecinas, lo que constata que los cambios son posibles y necesarios”.

La futura rotonda proyectada para la Recta do Lidl.

La futura rotonda proyectada para la Recta do Lidl.

Ante esto, el colectivo entiende que la Xunta “tiene la obligación de resolver” los cruces del Camiño Real con la PO-551 y la llamada Recta do Lidl, para “enlazar unos tramos con otros sin interrumpir la continuidad del Camiño Real”. Para esto reclaman pasos de peatones en estas zonas de cruce, así como “criterios de accesibilidad universal, iluminación semejante y un poco de azul, siguiendo la guía de criterios para itinerarios ciclables”.

Tras alegar que siguen sin conocer en detalle el proyecto del TCA de Tirán que se licitará “ni en qué medida escucharon nuestras propuestas al respecto”, insisten en que es “imprescindible la mejora y el diseño global de los puntos de cruce entre la carretera y el Camiño Real”. Aseguran que en este periodo de obras del Camiño Real a los vecinos de Tirán les quedó claro que “los cruces son el lugar en el que se determina la calidad de un itinerario de prioridad peatonal, pues en esos puntos debe primer la seguridad y comodidad de las personas”.

Compartir el artículo

stats