Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

As Barxas inmortaliza la vida salvaje de Moaña

Toma de datos recogidos en los recorridos de los viernes.   | AS BARXAS

Toma de datos recogidos en los recorridos de los viernes. | AS BARXAS

Toda la fauna salvaje de los montes de Moaña ha quedado inmortalizada gracias al proyecto del instituto As Barxas “O Bosque Animado” en el que trabajan desde comienzo de curso 42 estudiantes de este centro coordinados por los profesores Raúl Rodríguez y Francisco Torrado y por el naturalista David Carro. Recurriendo a la instalación de una decena de cámaras de fototrampeo con sensor de movimiento en los montes de las parroquias de Moaña y Meira como el Paralaia o el Agudelo, han conseguido capturar a los principales mamíferos y aves que hacen del monte moañés “su hogar”. Para ello cuentan con el permiso de las comunidades de montes de Moaña, de Meira y de Augas de Galicia, para instalar los dispositivos cerca de los cursos fluviales.

Estudiantes, analizando rastros de animales en el monte. | AS BARXAS

Con la premisa de que “solo se valora y se protege lo que se conoce”, los estudiantes iniciaron un proyecto que les lleva a trabajar después del horario académico todos los lunes y viernes. Eso sí, en grupos de ocho jóvenes cada día para garantizar las medidas sanitarias. “Los lunes realizan trabajo de laboratorio, para reconocer huellas, estudiar huesos o identificar los tipos de plumas de las aves”, explica el profesor Francisco Torrado. Los viernes es cuando realizan el trabajo de campo. Recorriendo el monte para recuperar las imágenes captadas a lo largo de toda la semana por las cámaras.

Un corzo captado por una de las cámaras de fototrampeo. | AS BARXAS

El proyecto, que ahora está concursando en la feria científica Galiciencia, permite a los estudiantes inventariar las especies que viven en el monte moañés y, por otro lado, recoger datos sobre sus patrones de actividad “conociendo los horarios de movimiento más frecuentes por especie, por ejemplo”.

Alumnos con la exposición en el instituto. | G. NÚÑEZ

La principal sorpresa que se llevaron los alumnos “fue la cantidad de fauna salvaje que hay, más allá de los jabalíes, de los que sí sabían”. No en vano, el estudio desveló que la presencia de jabalíes es muy alta en los montes del municipio, al representar el 70% de las especies de mamíferos grabadas. La segunda especie más presente es la del zorro, representando un 15% de las escenas captadas. Con parte de las imágenes y la recogida de datos, han puesto en marcha una exposición en el hall del instituto.

Sin lobos

El trabajo realizado desde comienzos de curso desvela que no existe presencia de manadas de lobos en O Morrazo. No se detectaron ni imágenes ni huellas ni otras pistas que denoten que este animal ya vive en Moaña.

Entre las especies cuya presencia más llama la atención a los estudiantes se encuentran las garduñas –un tipo de mustélido–, los tejones, las nutrias, las ardillas e incluso los corzos. La pasada semana se vieron sorprendidos al grabar, una de las cámaras, a un macho y una hembra preñada de corzo.

Compartir el artículo

stats