Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sufre un accidente en el mar, pide ayuda al 112, lo buscan durante cinco horas y lo encuentran en su casa

La Guardia Civil comprueba como una lancha del Servizo de Gardacostas remolca el bote accidentado en Cabo Udra. |   // GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil comprueba como una lancha del Servizo de Gardacostas remolca el bote accidentado en Cabo Udra. | // GUARDIA CIVIL

Un vecino de la parroquia de Beluso decidió salir a pescar en la madrugada del jueves al viernes con un pequeño bote a la altura de Cabo Udra, en Bueu. Por razones que se desconocen cayó al mar y se puso en contacto con el 112 para solicitar ayuda. El hombre fue recogido por una planeadora, que lo dejó en tierra en perfecto estado. Pero esta persona no volvió a ponerse en contacto con el centro de emergencias del 112, que mientras tanto desplegó un amplio operativo de búsqueda por tierra, mar y aire para localizarle. Un dispositivo que solo finalizó a las ocho y media de la mañana de ayer, cuando la Guardia Civil comprobó que estaba en su vivienda.

La Benemérita abrirá una investigación para esclarecer las circunstancias de este accidente y desde la Consellería do Mar avanzan que se estudiará el caso por si esta forma de proceder puede derivar en una reclamación para exigirle al afectado el coste económico del operativo de rescate, tal como prevé el Decreto 130/2012.

Mientras lo buscaban por tierra, mar y aire, el naúfrago ya estaba en su casa Cedido

La central del 112 recibió una llamada de alerta alrededor de las 3.30 horas de la madrugada del viernes. La persona que llamaba, que posteriormente fue identificada como José C.G., informaba de que había sufrido un accidente en la zona de los Cons de Udra, justo en la punta del cabo. De inmediato se trasladó aviso a Salvamento Marítimo, que se encargó de coordinar el operativo de búsqueda. En el despliegue participaron el Servizo de Gardacostas de Galicia con una lancha auxiliar del “Irmáns García Nodal” y el helicóptero “Pesca I”; la Guardia Civil, que movilizó a su patrullera y a agentes por tierra; y la Policía Local de Bueu.

Una zona peligrosa

Salvamento Marítimo, a través de su centro Finisterre, solicitó también ayuda a los barcos pesqueros que estaban por la zona. Varias embarcaciones de la flota del cerco de Bueu que se encontraban en las inmediaciones acudieron de inmediato, pero no encontraron rastro de ningún naufragio. “Es una zona peligrosa, con muchas rocas y no podíamos acercarnos mucho a tierra”, explicaba ayer uno de los armadores que participó en esas labores de búsqueda.

El sitio donde supuestamente cayó el hombre al mar está muy cerca de la costa, “a entre 10 y 30 metros de distancia, en función de la marea”, según marineros que conocen a la perfección el lugar. A pesar de que era de noche se movilizó el helicóptero “Pesca I”, que sobrevoló el lugar con un reflector para intentar localizarlo.

El entorno de los Cons de Udra, donde presumiblemente ocurrió el suceso. | // GONZALO NÚÑEZ

Alrededor de las cinco de la madrugada el 112 consiguió identificar a la persona que solicitó ayuda puesto que las llamadas quedan registradas y grabadas. Una patrulla de la Guardia Civil acudió a la vivienda de José C.G., situada en la zona de Coumiñán, pero no había nadie. Pasadas las 6.30 horas se localizó la embarcación en la que había salido a pescar, que era una pequeño bote.

En su segunda visita a la vivienda, alrededor de las 8.30 horas de ayer, la Guardia Civil localizó a José C.G. Se encontraba en perfecto estado y alegó que no pudo volver a llamar al 112 porque su teléfono estaba estropeado a raíz del accidente. El hombre no es marinero profesional y la Guardia Civil tenía previsto llamarlo de nuevo a declarar para determinar cómo ocurrió el accidente y si la embarcación en la que estaba pescando era de su propiedad. Al parecer el bote carece de folio. Las fuentes consultadas explican que José C.G. fue recogido por una embarcación llamada “Gaya”, con base en el puerto de Bueu, y que se encargó de dejarlo en tierra.

Por la forma en la que ocurrieron los hechos y con un despliegue por tierra, mar y aire que se prolongó durante cinco horas este vecino se arriesga a que la Xunta de Galicia le reclame la factura económica de movilizar a medios como el helicóptero “Pesca I”.

Compartir el artículo

stats