Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta inicia la mejora de la seguridad vial en Domaio con la reforma del cruce de Isamil

Marta Fernández-Tapias con Leticia Santos, ante el plano del trazado que se mejorará. |   G. NÚÑEZ

Marta Fernández-Tapias con Leticia Santos, ante el plano del trazado que se mejorará. | G. NÚÑEZ

La Consellería de Infraestruturas comenzó las obras para mejorar la seguridad viaria en las parroquias de Meira y Domaio, resolviendo el Tramo de Concentración de Accidentes (TCA) de la carretera general PO-551 entre el entorno del consultorio médico de Meira y la gasolinera de Domaio. Con los trabajos recién iniciados por la empresa Covsa, la delegada de la Xunta en Vigo Marta Fernández-Tapias, supervisó ayer el comienzo de las obras en compañía de representantes del gobierno local, con la alcaldesa, Leticia Santos, al frente. Durante seis meses se prolongarán unos trabajos que suponen una inversión de más de 490.000 euros.

Trabajos en el cruce de subida a Lourido. | GONZALO NÚÑEZ

Se mejorarán hasta seis pasos de peatones con una iluminación inteligente que se encenderán en cuanto detecten que se acerca un peatón. El primero en adaptarse será el ubicado frente el consultorio médico de Meira, en donde se registró hace unos años un atropello con dos mujeres fallecidas. El propio TCA empezará en Isamil, en donde esta semana están trabajando los operarios y en donde se habilitará un nuevo paso de peatones que desde el Concello señalan como una histórica demanda de los vecinos de esta zona “que no tienen ni por donde cruzar en seguridad para acceder a los contenedores de la basura”. Finalmente se descartó un octavo paso de cebra, al extenderse algo más la futura senda peatonal por el lado del mar, que llegará hasta la nueva zona de cruce de Isamil.

La futura rotonda de bajada al puerto, con nuevas aceras. |  G. NÚÑEZ

La futura rotonda de bajada al puerto, con nuevas aceras. | G. NÚÑEZ

Lo esencial de la obra recién iniciada es que todas las intersecciones con la carretera general PO-551 serán reformadas, aunque la mayoría solo con un nuevo pintado y señalización, como en A Cerradiña. Los principales trabajos se centrarán en ensanchar con obra los cruces de Isamil, en la subida al barrio de Lourido –en donde están ahora trabajando–, así como ensanchar el cruce de subida a Palmás.

Eso sí, la principal estructura será la de la futura rotonda en el acceso al puerto mejillonero. Contará con una acera en los cruces para evitar el riesgo de que los camiones vuelvan a impactar con la vivienda de la intersección, como ocurre cada cierto tiempo desde hace años por falta de espacio para tomar la bajada. Además, implicará mover las paradas de autobús en ambas márgenes de la carretera. La glorieta no se empezará a construir hasta el próximo mes de septiembre, para reducir el riesgo de atascos durante los meses de verano. Esta rotonda permitirá calmar el tráfico en la zona y ejecutar los cambios de sentido en seguridad.

Se incorporó al proyecto la posibilidad de girar a la izquierda para acceder desde ambos carriles a la carretera provincial de San Benito-Liñares a la altura del cementerio.

Los tramos más urbanos de Isamil y del centro de Domaio verán reducido el ancho de los carriles de tráfico “con el objetivo de calmar el tráfico y que la velocidad de circulación sea menor”. Para ello los técnicos de la Xunta proponen una mediana en la línea del eje de la calzada mediante un pintado grueso. Desde el Concello propusieron en la visita de ayer, por lo menos en algunos tramos, ejecutar este estrechamiento a través de la adaptación de arcenes más anchos, que faciliten el paso a los ciclistas. Los operarios de Covsa empezaron a marcar las zonas de obras el pasado 20 de mayo y esta semana trabajan en el movimiento de tierras para ensanchar el cruce de subida a Lourido.

46 Expropiaciones en Tirán

A mayores, la Consellería de Infraestruturas trabaja para que la mejora de la PO-551 en su tramo de 2 kilómetros en la parroquia de Tirán sea una realidad lo antes posible. La obra saldrá a licitación por 1,1 millones de euros. Su declaración de utilidad pública para acometer las expropiaciones necesarias se aprobó ayer por parte del Consello de la Xunta. Se pagarán las expropiaciones de 46 terrenos. Será la próxima gran actuación que acometa la Xunta en territorio moañés y contará con dos nuevas rotondas, una cerca del acceso al supermercado Lidl y la otra en el cruce de subida al colegio público de Tirán.

Compartir el artículo

stats