Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lluvia se suma a las restricciones y cierra casi toda la hostelería de Cangas en pleno puente

El Paseo de Eugenio Sequeiros con casi todos los bares cerrados y apenas dos mesas instaladas bajo un toldo.   | GONZALO NÚÑEZ

El Paseo de Eugenio Sequeiros con casi todos los bares cerrados y apenas dos mesas instaladas bajo un toldo. | GONZALO NÚÑEZ

El panorama de la hostelería en Cangas fue ayer desolador, al registrarse chubascos a lo largo de toda la jornada, sumándose al incremento de las restricciones el viernes que obliga a los hosteleros a atender solo en el 50% de las terrazas. Una gran parte de bares, cafeterías y restaurantes optaron directamente por no abrir. Incluso los que tienen terraza no la pudieron instalar por la lluvia y desde el sector asumen que el puente festivo por la celebración mañana del Día das Letras Galegas está “prácticamente perdido”, y todo ello a pesar de que este puente incluso atrajo visitantes a la villa, con algunos hoteles al 80% de ocupación. Sin embargo, la inmensa mayoría de hosteleros no puede aprovechar esta situación para recuperar algo las pérdidas sufridas a lo largo de este año de pandemia. “Vinimos a pasar el día a Cangas y no encontramos en donde comer, ahora también está cerrado el sitio en el que íbamos a tomar el café”, lamentaba una pareja a primera hora de la tarde de ayer en el Paseo de Eugenio Sequeiros.

Mesas vacías en un establecimiento abierto en la Praza do Arco. | G.N.

Hasta el miércoles no se vuelve a reunir el comité clínico de expertos que asesoran a la Xunta y, si se vuelven a relajar las restricciones en Cangas, no entrarían en vigor hasta el viernes. “Sería, con suerte, una semana perdida y eso cuando los contagios vuelven a estar a la baja en Cangas y la razón de la escalada se detectó y el brote está controlado”, apunta el presidente de la Asociación de Restauradores de Cangas (Areca), Gustavo Soliño. La realidad es que el brote detectado en la conservara Lago Paganini, que afecta según el Sergas a 17 trabajadoras y otros 30 familiares y amigos, está ya controlado y la fábrica incluso recuperó su operatividad con cribados semanales. Por ello, los hosteleros no entienden que a ellos les mantengan un aforo muy reducido y sin poder atender en el interior. La situación afecta también gravemente a las vendedoras de la plaza de abastos. Se quejan de que el viernes cayeron mucho las ventas, al no comprar productos frescos los restauradores ante la previsión de un puente en el que apenas podrían trabajar.

En Moaña y Bueu los locales tienen mayores aforos. | G.N.

“Tenemos 4 o 5 pedidos para recoger, y es el único trabajo previsto para hoy. Cuando los entreguemos cerraremos las puertas”, lamentan desde un restaurante de la villa.

Desde Areca proponen, como una solución a modo de alivio, que la Xunta cambie los protocolos adoptados hasta la fecha “que se redactaron para el comienzo de la pandemia, con una situación muy distinta de la actual. Pues ahora se registran pocos contagios graves y as UCIs no está saturadas”. Reclaman, en este sentido, una actualización diaria de la situación de cada municipio para que, en caso de un cierre de la hostelería, “ésta pueda reabrirse en poco tiempo, en cuanto se detecte y controle el brote en cuestión”.

Gustavo Soliño critica también que no se apostase por la inspección. “Que suban las inspecciones y controlen que todo se haga bien, pero que nos dejen trabajar”, reclama. Alerta de que en la situación actual, con el sector hostelero al límite, “existe riesgo incluso de enfrentamientos entre sectores, porque muchos no entienden por qué otros no sufren las mismas restricciones que nosotros”.

El número de contagiados sigue cayendo en Cangas poco a poco desde el pico del pasado martes. En cuanto a la incidencia acumulada, que es el índice usado para adoptar las medidas sanitarias, la villa contaba ayer con 241 contagiados por cada 100.000 habitantes, y vuelve a alejarse de la incidencia de alerta máxima fijada en 250. El mapa del Sergas contabilizaba ayer 64 positivos activos en Cangas, 1 menos que el viernes. De ellos, 26 se registraron el último día.

Además del brote en Lago Paganini, recorrió la villa en los últimos días el rumor sobre la existencia de otro brote en una segunda industria de la localidad. Fuentes médicas reconocieron ayer algún contagio pero señalan que en ningún caso se puede hablar de un segundo brote.

En Moaña y en Bueu los hosteleros también han visto reducido su aforo este viernes, aunque en su caso pueden seguir atendiendo en el interior de los establecimientos, aunque solo al 30% de las mesas.

El mapa del Sergas contabilizaba ayer 30 contagiados moañeses, uno más que el día anterior. 22 positivos se registraron la última semana y la incidencia en Moaña es de 155.

En cuanto a Bueu, el Sergas rebaja los positivos activos a 15, uno menos en el último día. A lo largo de la última semana solo hubo tres casos detectados en este municipio. La incidencia acumulada en Bueu baja a 125.

Colegios

En cuanto a los colegios, acabaron la semana con 19 positivos activos repartidos entre 13 centros, uno menos que el jueves. Cangas acumula 13 contagiados: 3 en A Rúa, 3 en Castrillón, 2 en Casa de la Virgen, 1 en Eduardo Pondal, 1 en Compañía de María, 1 en el Sagrada Familia, 1 en el IES Rodeira y 1 en el IES Monte Carrasco.

En Moaña hay cuatro colegios con un positivo cada uno: Seara, Reibón, Domaio y O Con. Bueu se mantiene con solo dos casos en el Virgen Milagrosa.

Compartir el artículo

stats