Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP de Cangas no caerá en la "trampa" de las terrazas COVID de Abalo

Terraza, ayer, en el centro de Cangas.

Terraza, ayer, en el centro de Cangas. G.N.

En medio de un clima de hartazgo y depresión a la vez, por el hecho de que la hostelería vuelve hoy a cerrar en Cangas el interior de los locales y trabajar solo con las terrazas al 50%, debido al cambio a nivel alto de contagios de COVID-19, decretado por la Xunta, sigue coleando el cambio de postura del concejal de Facenda del Concello de Cangas, Mariano Abalo, respecto al cobro de la tasa de las terrazas por el Concello.

El líder del PP cangués, José Enrique Sotelo, afirma que el cambio de opinión de Mariano Abalo obedece a una estrategia para asegurar la aprobación de los presupuestos. Hay que recordar que la propuesta del edil de Facenda consiste en que en los presupuestos de 2021 se consigne una partida de 23.000 euros, que es igual a la cantidad que se recauda cada año en concepto de la tasa de terrazas, con el fin de compensar después a los hosteleros que la hubieran pagado. Aunque lo cierto es que muy pocos la satisficieron. El PP considera que hay otras fórmulas más directas, como la ya acordada en el pleno del mes de enero que el gobierno municipal no quiere cumplir, basándose en unos informes técnicos de Intervención y Secretaria. Ambos informes son contrarios a la exención de la tasa, pero por el hecho de que se puso ya al cobro, cuando lo que se hacía años anteriores era pagar al final.

José Enrique Sotelo asegura que la exención se puede realizar, primero porque hay un acuerdo plenario que hay que cumplir y que tanto el gobierno como los técnicos debieron tener en cuenta y, segundo, porque el PP presentó un recurso de reposición contra la decisión del gobierno en el último pleno que espera una respuesta satisfactoria. Sotelo recuerda que la cantidad de la que se está hablando es de 23.000 euros, que es lo que gasta Mariano Abalo en informes y contrainformes. “Esta última propuesta es una trampa más de este personaje siniestro, una de las múltiples cafradas que hace. Lo que él propone no es una vuelta atrás, una rectificación, sino supeditar las ayudas a la hostelería que tienen terrazas a la aprobación de un presupuesto para este año. Es la fórmula con la que se nos pretende presionar para aprobarlo. Es darle la vuelta a la tortilla. Abalo sabe que si quiere pueden eximir del pago de la tasa de las terrazas a la hostelería, pero quiere darle una vuelta de tuerca con el propósito de tener atada a la oposición. Porque si no se aprueba el presupuesto para 2021 no habrá ayudas. Así que no mezcle una cosa con otra. El otro día en el pleno quiso dar la impresión de que si se exime a la hostelería de pagar la tasa de las terrazas decaería el presupuesto municipal para 2021. Por eso denunciamos el pasotismo de este gobierno y buscamos soluciones”, manifiesta José Enrique Sotelo.

Hostelería indignada con el cierre

La hostelería de Cangas está desesperada con tanto cierre. Ven como se cierran sus locales sin que en ellos se hubiese producido ni un solo contagio y, sin embargo, en los lugares donde se producen los brotes fuertes se continúa trabajando. Están fatigados, hastiados de tanto cerrar. Algunos lo hará para siempre a partir de hoy, cuando entren en vigor las nuevas restricciones por el nivel alto de contagios de COVID-19 impuestas por la Xunta de Galicia. Consideran que no puede ser que cada vez que haya un brote se actúe contra ellos que, además, son los que cumplen todas las medidas sanitarias, al contrario que otros sectores. Y están convencidos de que el cierre de sus locales lo único que hace es propiciar más botellón y más reuniones familiares, donde los brotes de contagio son mucho mayores, como señalan los servicios médicos de Cangas.

Otros señalan que aparezcan donde aparezcan los brotes, quien la paga es siempre el sector hostelero, donde por suerte no se produjo ninguno.

"Esto te hunde; no solo es cerrar, es todo lo que te queda en el camino, lo que tienes en la nevera"

Fina Otero - Copropietaria de los restaurantes "Sol Poniente" y "Eirado"

decoration

Fina Otero

Su caso es el ejemplo del malestar que hay en la hostelería de Cangas por el paso al nivel alto de restricciones,. Dice que vuelven a pagar ellos por un brote que se dio en el ámbito laboral y que está controlado. Cierra su local durante una semana porque asegura que solo trabajar la terraza y con lluvia no le compensa económicamente ni retirar a los trabajadores del ERTE.

"Cerramos esta semana, no compensa con lluvia trabajar solo la terraza"

Martín Outeiral - Propietario del restaurante Martinnus

decoration

Martín Outeiral

Copropietaria de los restaurantes Sol Poniente y Eirado, en Cangas, ayer recogía la mercancía de la nevera. “Psicológicamente esto te hunde. No solo es cerrar, es todo lo que queda en el camino, la mercancía en la nevera”. Trabajarán la terraza del Eirado aunque “¡Con esta lluvia!”, exclama. Dice que en la hostelería se hacen las cosas bien, pero siempre les castigan con el cierre.

Desde febrero sin cerrar interiores

La alcaldesa de Cangas, Victoría Portas, comparte la indignación de la hostelería que vuelve a tener que cerrar el interior de los locales, a lo que no se volvía desde febrero. Respecto a la prolongación de la nueva restricción, la alcaldesa asegura que el Sergas le había trasladado en su momento que los saltos de nivel se solían mantener 15 días. El sector confía en reabrir antes.

A finales de febrero Cangas abrió al 30% de su aforo interior y al 50% en exterior, después se le dejó ampliar al 50% y 75%, respectivamente, para bajar de nuevo, subir otra vez y bajar a 30% y 50% en el nivel medio en el que estaba hasta hoy, cuando tiene que trabajar con el interior cerrado y solo con las terrazas al 50% de ocupación y comida para llevar. La indignación es grande en el sector.

Dos días consecutivos de descenso de casos

La subida del nivel de restricciones, de medio a alto en Cangas y de medio-bajo a medio en Moaña y en Bueu se produce en un momento en el que los contagios bajan en estos concellos. Significativa es la bajada de Cangas, que del pico de 83 casos el martes, bajó a 78 el miércoles y ayer a 72, según los datos de la EOXI del área sanitaria de Vigo. Parece que el pico generado por el brote en la conservera Lago Paganini y el que pudiera haberse producido en otra empresa –sin confirmar oficialmente– tocan techo. En el mapa del coronavirus del Sergas, también se bajaron de 71 a 66 casos y la incidencia por cada 100.000 habitantes en 14 días, cayó de 268 a 249.

Por lo que respecta a Moaña, la EOXI informa de un caso menos -34 frente a 35 del día anterior en 14 días; como también el mapa del Sergas (29 frente a 30 del día anterior en los últimos 14 días aunque con respecto a los últimos 7 días, aumenta un caso y se sitúa en 20)._La incidencia baja de 155 a 149. En Bueu se repiten 18 casos en 14 días (según la EOXI) y baja de 11 a menos de 10 los nuevos casos en los últimos 7 días. La incidencia se mantiene en 125. En ambos municipios el paso de un nivel medio-bajo a nivel medio supone que la hostelería ya no puede trabajar al 50% en el interior y al 75% en el exterior, sino al 30% y al 50%, respectivamente, aunque siguen abiertos. El temor en Cangas es que la gente de este municipio se vaya a la hostelería de estos municipios vecinos, por lo que tampoco es garantía para el control de contagios, si es que realmente las autoridades sanitarias siguen creyendo que está en la hostelería.

Los colegios afectados bajan de 14 a 13, de los cuales 8 están en Cangas con 13 casos (el día anterior eran 9 centros y 16 casos); mientras que Moaña sigue igual con 4 centros y 4 casos y Bueu con un centro y un caso. Nazaret se cae de la lista de centros afectados en Cangas.

Compartir el artículo

stats