Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los niños de Moaña ya pueden usar el Parque do Barco, con 7 columpios adaptados y aforo de 100 personas

El barco con motivos piratas y el faro con tobogán de tubo. |   // G.N.

El barco con motivos piratas y el faro con tobogán de tubo. | // G.N.

El Concello de Moaña inauguró ayer el renovado parque infantil de la Alameda del centro, conocido popularmente como “Parque do Barco”. Tras realizar una inspección por la mañana en la que participaron responsables del gobierno local, técnicos municipales y representantes de la empresa, se realizó la última limpieza con un cañón de aire y se retiraron las vallas de obra para la puesta en marcha por la tarde. Eso sí, el mal tiempo impidió que muchos pequeños se acercasen a una zona de juegos que estaba en obras desde diciembre. Los temporales del invierno interrumpieron varias veces los trabajos. La empresa constructora se encargará del mantenimiento preventivo y correctivo durante cinco años.

Columpios para bebés y para niños con movilidad reducida. | G.N.

El nuevo parque tendrá un aforo limitado a 100 personas a la vez mientras duren las medidas contra la pandemia. El Concello limita a esa cifra la entrada por precaución, aunque debido a sus dimensiones las normas de la Xunta permitirían el acceso de hasta 460 personas a la vez. En el interior del parque se han instalado seis bancos. La alcaldesa, Leticia Santos, explica que de momento no se dotará de más zonas para sentarse precisamente por las restricciones sanitarias. “Dentro tienen que estar los niños y solo los padres de aquellos que deben estar acompañados para que no se quede gente esperando fuera”.

Representantes de Concello y empresa, ayer en la instalación. | G.N.

En esta reforma se han invertido 249.000 euros y la instalación de 19 juegos nuevos, además del arreglo de aquellos que estaban en mejor estado como la gran tirolina. Se pagó con cargo al Plan Concellos de la Diputación del año 2018/2019. A mayores, el Concello financió directamente mejoras no previstas en el proyecto inicial, como la valla perimetral de madera tratada. La intención era reparar la anterior, pero estaba muy deteriorada y no era homologable al facilitar la salida de los niños. De ahí que se construyese una valla nueva. También se instalaron, a mayores, bancos de madera en el exterior del recinto.

La tirolina, con motivos marineros, y O Fisgón al fondo. | G.N.

El gran elemento del nuevo parque es el barco de temática pirata, con distintos toboganes y juegos, junto a un faro también con un tobogán de tubo. Entre las novedades, además, se destacan juegos plasmados en el suelo como una pizarra para que los niños puedan dibujar. El espacio cuenta con siete columpios adaptados tanto para bebés como para menores con movilidad reducida. En uno de ellos un progenitor puede sentarse al lado de su bebé.

La alcaldesa ante uno de los juegos pintados en el suelo. / G.N.

Además de un nuevo firme de goma para reducir el riesgo ante posibles caídas, se instalaron paneles para juegos de habilidad y una zona de mesas en la que se pondrá una lona.

El Parque do Barco se abre un mes después de que el Concello desprecintase el resto de zonas infantiles del municipio, tras superar 13 meses de cierre por la pandemia.

Compartir el artículo

stats