La deuda que arrastran desde más de diez años empresas auxiliares del sector naval de Moaña, reunidas en una plataforma que preside Balbino Barcia, para reclamar su pago, va camino de hacer ruido en Bruselas. A través del concejal de IU en Marea de Vigo, Rubén Pérez, se ha remitido una carta de Balbino Barcia en la insta al organismo europeo a que actúe ante la situación de “indefensión” de este colectivo, integrado por 19 empresas, que no logra cobrar la deuda de 7 millones de euros por trabajos que realizaron en grandes astilleros. La carta va dirigida a la eurodiputada de Unidas Podemos María Eugenia Rodríguez, para que le dé curso en la comisión europea. Rubén Pérez asegura que la situación de este colectivo es de una gran injusticia y en la industria naval se siguen emitiendo pagarés sin fondo: “Queremos hacer ruido por la vía de que se vulneran los derechos fundamentales del ciudadano español”. Al mismo tiempo, asegura que van a interpelar al Ministerio de Industria para que mueva ficha y que se condicionen las ayudas a los astilleros.

En la carta, Barcia asegura que el sector de la construcción naval en España funciona con plantillas muy mermadas en los astilleros, contratando la mayor parte de los trabajos a la industria auxiliar, compuesta desde microempresas de apenas un par de trabajadores a otras grandes y carga de trabajo en varios astilleros.

Añade que una práctica habitual de los astilleros es ir cargando los trabajos con urgencia, con escasa fiscalización lo que provoca sucesivos impagos cuando se paralizan las entregas de pedidos o se produce un problema de tesorería “habitual en el sector por las grandes inversiones que requiere la construcción naval”.

Barcia asegura que los impagos de varios astilleros en la construcción naval privada en la ría de Vigo han llevado a la quiebra a decenas de empresas auxiliares, creadas incluso por trabajadores de los astilleros.

Respecto a los 7 millones de euros que se adeudan a las empresas de la Plataforma, señala que están reconocidas por los astilleros, incluso se han emitido pagarés “que a la hora de cobrarlos quedan en papel mojado ante la pasividad de la Xunta que simplemente solicitó a la Plataforma una lista de afectados y, por ahora, sin solución de cómo resolver los impagos”.

Apelan a Europa “desesperados”, después de hacerlo a las administraciones central y autonómica y de obtener declaraciones institucionales de apoyo en los Ayuntamientos de Cangas, Bueu, Vilaboa o Moaña para que medien entre los propietarios de los astilleros. pero dice que los astilleros “parece que no tengan prisa por solventar los impagos y trabajan en obtener nuevas subvenciones públicas en forma de quitas de deuda o ayudas de organismos como el Igape (Xunta) o la propia Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).