DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería de Cangas pide investigar por qué no se baja de la meseta de contagios

Terrazas de cangas, a última hora de la tarde de ayer.

Terrazas de cangas, a última hora de la tarde de ayer.

Cangas observa con preocupación el dato diario de contagios de COVID-19, debido al aumento de la incidencia en esta última semana, con 71 casos confirmados el viernes, a lo que contribuyó un brote en el ámbito laboral de la conservera Lago Paganini, que ha tenido que parar la planta durante dos días. Este aumento ha hecho que se acerque al umbral de los 250 por cada 100.000 habitantes -ayer según el mapa del coronavirus estaba en 230, aunque con datos no tan actualizados como los que ofrece la EOXI, ya que registraba 61 (uno más que el día anterior) si bien la alcaldesa, Victoria Portas, asegura que hasta el lunes no se los vuelven a remitir. Esta situación llevaría a un cambio de nivel en el municipio, que sigue en medio, y más restricciones. Ahora la hostelería tiene un aforo permitido de 50% en terrazas y del 30% en el interior y de subir de restricción, corre el riesgo de que las autoridades sanitarias les cierren el interior. Por eso que aunque ayer, la hostelería celebraba el abandono del estado de alarma y la ampliación del horario de apertura de los establecimientos -hasta las 23:00 en taperías, cafeterías y hasta las 01:00 de la madrugada en restaurantes-, no había mucha más alegría. que mostrar. El presidente de la Asociación de restauradores de Cangas (Areca), Gustavo Soliño, alerta, con acierto, sobre la situación de Cangas, de que en los últimos meses no ha logrado bajar de la meseta de 30-40 casos, cuando en municipios vecinos como Marín, con picos muy fuertes de contagios, sí lograron ponerse con 12 casos: “Esta situación provoca que con un brote, como el ocurrido en la plaza de abastos o ahora en el ámbito laboral, las alarmas se disparen y en seguida suba de nivel y haya más restricciones”. Gustavo Soliño va a plantear la necesidad de que se investigue por parte de las autoridades sanitarias de por qué no se baja de esta meseta y lo hará en la reunión de la Mesa de Comercio de este miércoles con los grupos políticos y colectivos de comercio. Soliño teme que el comité clínico vaya a subir las restricciones en la hostelería y por eso pide medidas para lograr reducir los contagios.

La conservera Lago Paganini tiene previsto reabrir el lunes

Por lo que respecta a la empresa Lago Paganini tiene previsto retomar este lunes su actividad en la planta de la conservera en el polígono de A Portela, en Cangas. La empresa tuvo que parar la actividad el pasado jueves para controlar un brote de COVID en la plantilla, formada por cerca de 90 trabajadores, en su mayoría mujeres, entre la planta y las oficinas.

Carpa instalada en el exterior de la conservera en A Portela. Santos Álvarez

El viernes la planta también estuvo cerrada, sometida a una tarea de desinfección de las instalaciones con los equipos veterinarios. La intención de la empresa es volver al trabajo este mismo y hacerlo con todas las medidas extremas de seguridad. Ayer estaba instalada una carpa y todo apunta a que está para realizar un cribado a las personas que el lunes se incorporen a su puesto de trabajo y antes de entrar en la fábrica para descartar positivos. Se harán test cuyo resultado estará en diez minutos, por lo que las personas que den positivo se irán de cuarentena a sus casas.

No ha trascendido el número total de personas contagiadas en la fábrica, pero fuentes consultadas aseguran que podría haber llegado a 16, aunque no es una cifra confirmada por la empresa que desde un primer momento intentó poner calma a la tensión que generó este brote. En año y medio de la pandemia, la empresa nunca dejó de trabajar y ha sido en esta recta final cuando se ha producido este brote.

Touza reclama la vacunación para la flota de altura

El presidente de la Cooperativa de Armadores del Puerto de Vigo (ARVI), Javier Touza, vuelve a ratificar la petición de vacunación de las tripulaciones gallegas de altura y de gran altura, tras el fallecimiento por COVID del marinero de Cangas P.J., de 51 años, en Montevideo, que estaba embarcado en el “Playa de Sartaxens”, de la armadora canguesa Moradiña. Natural de Moaña, pero vecino de Cangas, falleció en la madrugada del viernes, tras haber ingresado hace unos 15 días en un hospital de la capital uruguaya con síntomas de COVID y no haber podido superar la enfermedad. Su viuda y dos hijos seguían a la espera ayer de noticias por parte de la armadora sobre la fecha de repatriación del cadáver. Touza señala que desde la empresa se han desplazado a la capital uruguaya para gestionarlo. Insiste en la necesidad de que se active el plan de vacunación a la tripulación gallega -solo en la cooperativa hay 5.000 tripulantes de 300 empresas- con la misma problemática aunque en caladeros diferentes y con la vacuna Janssen, que es monodosis y evita tiempos de espera a la segunda dosis en los puertos.

Riesgo cero

Moradiña ha delegado en la Cooperativa de Armadores toda la información sobre lo sucedido. Touza lamenta este desgraciado suceso y da su apoyo total y respaldo a la familia, a toda la gente del mar y a la empresa, de la que asegura que siguió todos los protocolos, aunque reconoce que “el riesgo cero no existe”. Añade que los barcos siempre siguen las indicaciones del Centro Radio Médico de Madrid, dependiente del Instituto Social de la Marina, que da cobertura médica las 24 horas a las tripulaciones en alta mar. Respecto al número de contagios a bordo del pesquero, asegura que lo que le ha transmitido la empresa es que hay “normalidad” , que el barco “está pescando” y que el único caso de gravedad ha sido el de este marinero, que “fue atendido en condiciones óptimas en un hospital, pero con esta enfermedad nadie puede asegurar la supervivencia”. Sin embargo, otras fuentes cercanas a la tripulación hablan de que hubo al menos 14 contagios, entre la tripulación. Con el marinero de cangas fallecido ingresó en el hospital otro vecino de Bueu, que trabaja en la cocina del barco y que, afortunadamente, según las noticias llegadas al entorno familiar, se encuentra bien.

Aprovechando el nuevo horario de terrazas antes de la lluvia

El aumento de casos de COVID en Cangas restó ayer afluencia de personas a la hostelería. No se veía tanta gente, para un día de sol, comiendo en las terrazas, aunque a las 21:00 horas ya no se vio la imagen de los hosteleros recogiendo sus mesas y sillas en el exterior. las terrazas pudieron seguir abiertas hasta las 23:00 horas y los restaurantes dar cenas hasta la una de la madrugada. En donde sí se volvió a notar afluencia fue en las playas, con los accesos con bastantes vehículos estacionados. La Policía Local de cangas impuso 18 denuncias por mal estacionamiento, en algo que va a ser habitual de ahora ena delante y sobre todo en verano, con la campaña de control que va a realizar ya que esta temporada no habrá restricciones y los vehículos podrán llegar hasta los arenales, pero los conductores deberán de aparcar en los lugares autorizados. En cuanto a los contagios en Moaña, el mapa de coronavirus reflejaba 2 más que el día anterior (Según la EOXI el viernes había 23 casos). Bueu también aumentó dos casos -de 12 a 14-. Por lo que respecta a colegios, cangas subió de 6 a 7 centros afectados y de 8 a 9 casos; Moaña bajó de 3 a 2 colegios y Buue sigue con uno.

Compartir el artículo

stats