Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID se cobra la vida en alta mar de un marinero de Cangas en Montevideo

P.J., embarcado en el “Playa de Sartaxens” empezó a encontrarse mal hace 15 días y fue ingresado en un hospital en la capital uruguaya | Hay más contagios a bordo

Una imagen de archivo del “Playa de Sartaxéns”. |   // FDV

Una imagen de archivo del “Playa de Sartaxéns”. | // FDV

Jornada de luto en la pesca de altura de O Morrazo. El marinero P. J., natural de la zona de Broullón, en Moaña, aunque vecino de Cangas, falleció ayer en la capital uruguaya de Montevideo, tras ingresar en un hospital por COVID-19 después de que se hubiera producido un brote a bordo del barco pesquero “Playa de Sartaxens”, de la armadora canguesa Moradiña, en el que navegaba como contramaestre desde hace 25 años. De unos 51 años, estaba casado y era padre de dos hijos varones. Su muerte ha causado una gran consternación y supone el primer fallecimiento vinculado al COVID dentro de la tripulación gallega de altura, del que se tiene constancia. Sí hubo fallecimientos en la flota atunera española en las Seychelles, pero sin confirmación de gallegos.

Fuentes cercanas a la familia del marinero cangués, aseguran que empezó a encontrarse mal hace unos 15 días, después de que el barco hubiera arribado a tierra en Montevideo y partiera de nuevo al caladero. Además del marinero cangués también empezó a tener síntomas el cocinero del barco y vecino de Bueu. Una vez de regreso al puerto de Montevideo, ambos tripulantes fueron ingresados en un hospital. Ese fue el último día que la mujer del fallecido pudo hablar con él. Al día siguiente comunicaron a la familia que iba a ser ingresado en Cuidados Intensivos (UCI) y en la madrugada de ayer, su mujer recibió la confirmación del fatal desenlace. El compañero de Bueu ingresado en el hospital, sin embargo, se encontraba ayer bien.

A falta de una confirmación oficial por parte de la armadora, al menos una docena de marineros del barco habrían dado positivos al COVID y permanecen aislados a bordo en Montevideo. La cooperativa de armadores de Vigo ha señalado esta mañana que la información que le ha transmitido la casa armadora "es que hay normalidad y el barco está trabajando".

En febrero de este año, otro barco con tripulación gallega, el “Argos Pereira” , que había partido de Vigo hacia las Malvinas, permaneció aislado en la capital uruguaya tras detectarse un brote en su tripulación. Aprovechó una escala en el puerto de Montevideo para repostar combustible y hacerse con provisiones al tiempo que realizaba un cribado a la tripulación, que dio casos positivos. Los marineros con test negativo pudieron desembarcar. Una semana antes, el “Venturer”, de la empresa viguesa Pescapuerta, estuvo retenido en Salvador de Bahía (Brasil) con una treintena de positivos.

Con respecto a la vacunación de la flota gallega, sigue sin fecha de inicio, aunque la Xunta espera comenzar cuanto antes, después de que el Ministerio de Sanidade autorizase el inico del protocolo necesario para inmunizar a los profesionales del mar. Esta semana, la Xunta señalaba que estaba en contacto con el Instituto Social de la Marina (ISM), dependiente del Ministerio de Seguridad Social, para intercambiar datos y organizar la logística necesaria para comenzar cuanto antes la inoculación de las tripulaciones.

La Xunta defiende que el proceso de vacunación debe de comenzar por la flota de altura y gran altura y continuar por la de bajura, teniendo en cuenta que son barcos que realizan mareas de días y no cuentan con la atención sanitaria inmediata. Además, algunas de sus campañas son estacionales por lo que el posible confinamiento de las tripulaciones pone en riesgo la rentabilidad de las embarcaciones. Las estancias largas en alta mar limitan también la disponibilidad de los marineros para acudir a vacunarse.

El municipio cangués llega a 71 contagios

El municipio de Cangas ha entrado en una situación extrema de contagios de COVID. Los datos que le pasó la gerencia del área sanitaria de Vigo (EOXI) a la alcaldesa, Victoria Portas, eran ayer de 71 casos, por lo que la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes a 14 días llegaría a ese umbral numérico de 250 casos que en el semáforo del COVID marca ya el salto del riesgo alto al extremo. En esta semana, Cangas ha disparado sus casos, después de haber permanecido en una meseta entre los 30 y 44 en las últimas semanas de abril. Un brote en el ámbito laboral ha hecho subir esta situación y también ha llevado, igualmente, al cierre temporal de la empresa. Se trata de la conservera Lago Paganini que optó por parar su planta, al menos jueves y viernes, para desinfectar y controlar el brote. En cuanto a casos en centros educativos, cangas subió ayer uno con seis centros y 8 casos. En Moaña, la EOXI confirmó 23 casos, en una situación que se repite en los tres últimos dias. La incidencia en este municipio es de 103. Siguen afectados los mismos tres centros educativos, con un caso en cada uno y sin aula cerradas.

Bueu llega a los 15 casos y espera un descenso

Bueu llega al fin de semana con 15 casos activos, uno más que en la jornada previa. No obstante, se espera una mejoría a lo largo de este mismo fin de semana. “Hay varias personas que podrían recibir el alta después de pasar los 14 días confinados”, explican fuentes médicas. Las personas diagnosticadas con COVID que al décimo día de confinamiento ya no tienen síntomas pueden recibir el alta, mientras que sí aún presentan sintomatología deben aguardar cuatro días más.

Compartir el artículo

stats