Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La motobomba de Cangas cumple 22 años

El vehículo motobomba del Grupo Municipal de Emergencias de Cangas.   | // G.N.

El vehículo motobomba del Grupo Municipal de Emergencias de Cangas. | // G.N.

Empleando un simil sanitario, el camión contraincendios de Cangas está ya en Cuidados Intensivos, en la UCI; o también en tiempo de descuento, si se recurre a una comparación deportiva. Sigue sus ITV y revisiones mecánicas, pero 22 años después de su entrada en servicio en la agrupación de Protección Civil, este vehículo ya tiene sus horas contadas. Sin embargo no hay otro para reemplazo y el taller lo va manteniendo porque además es el que cubre las emergencias de incendios cuando los bomberos del parque comarcal, que pertenece al Consorcio Provincial de la Diputación, tienen que atender una emergencia fuera de O Morrazo, como suelen hacer.

Cangas necesita mejorar el servicio y renovar el parque móvil. Este próximo día 9, el camión de incendios cumple 22 años y aseguran que no hay bomba en Galicia con 1.000 horas de trabajo encima. El Grupo Municipal de Emergencias de Cangas ve pasar por delante de sus ojos cómo la Xunta reparte nuevas motobombas por diferentes rincones de Galicia para los grupos de Emergencia Supramunicipal (GES), cuyo personal es de la Xunta y Diputación, y por Cangas no pasan porque es Grupo Municipal (pertenece al Concello). Pero una entrega de vehículos hace dos semanas a grupos municipales de Lalín y Noia, reabre la herida. No tendría que haber excusa para que el municipio de O Morrazo pueda disponer, por esta vía, de la tan ansiada motobomba.

Hay que recordar que el concurso para la compra del nuevo camión había sido una gestión del anterior alcalde, Xosé Manuel Pazos, ya fallecido, que logró que Vicepresidencia aumentara su porcentaje de participación a un 33% cuando la Diputación se retiró de un convenio que era a tres bandas, alegando que debía financiarse con el Plan Concellos. El concurso siguió adelante con el contratiempo de que quedó desierto y después con la pandemia y con los presupuestos prorrogados ya no dio tiempo a uno nuevo. El trabajo técnico del modelo que hace falta está hecho. Solo falta esperar al compromiso económico.

Compartir el artículo

stats