Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Rompeolas

Xestas para dar la bienvenida al mes de mayo.

Parece que la tradición no decae, incluso que renace, porque en las carreteras y estacionamientos de la comarca abundan desde ayer los vehículos engalanados con las alegres xestas amarillas con las que se celebra la llegada del mes de las flores y tiempos de cosecha en el horizonte. Y a buen seguro que hoy tampoco faltarán flores como regalo o en recuerdo de muchas madres que celebran hoy su día, sea por amor o por espíritu comercial.

Parece que la tradición no decae, incluso que renace, porque en las carreteras y estacionamientos de la comarca abundan desde ayer los vehículos engalanados con las alegres xestas amarillas con las que se celebra la llegada del mes de las flores y tiempos de cosecha en el horizonte. Y a buen seguro que hoy tampoco faltarán flores como regalo o en recuerdo de muchas madres que celebran hoy su día, sea por amor o por espíritu comercial.

Un Día del Trabajo para estrenar matrimonio

Para la ternura siempre hay tiempo. Y también para formalizar un proyecto de vida en común, que dirían los puristas. Así lo confirma una pareja que pasó ayer por el “altar” del consistorio de Cangas, sin reparar en el descanso a que invita el Día Internacional de los Trabajadores, y que salió de la ceremonia civil entre aplausos de los asistentes a la manifestación que se celebraba en la calle a esa hora y por tal motivo (el de las reivindicaciones laborales, no las matrimoniales). Un enlace original, más concurrido de lo previsto y sin arroz, pero con muchas palmadas, consignas y banderas al viento.

No todos descansan en fechas tan señaladas 

No solo trabajan los oficiantes de bodas que se adaptan a las demandas de los contrayentes, también algunos obreros por cuenta ajena a los que la obligación le va en la nómina, y otros por cuenta propia que aprovechan el buen tiempo y la sucesión de dos jornadas festivas para repartirlas entre el negocio y el ocio. Por devoción, obligación o necesidad, siempre hay quien sirve a los que celebran asueto.

Compartir el artículo

stats