Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta abrirá el tercer parking disuasorio de Moaña junto a la autovía

Terrenos en la rotonda de Meira, junto a la autovía, en donde se construirá el aparcamiento disuasorio.. | // G.N. Gonzalo Núñez

La Axencia Galega de Infraestructuras (AXI), dependiente de la Consellería de Infraestructuras, dotará a la comarca de O Morrazo de su tercer aparcamiento disuasorio para el uso de coche compartido, que se ubicará, también en Moaña, en unos terrenos lindantes a la Autovía do Morrazo, en el enlace y rotonda de Meira, en el punto kilométrico 7+360 de esta autovía. De esta manera, la Xunta cumple con dos objetivos, por un lado atender la demanda del Concello de Moaña, que a principios de abril y a través del concejal de Mobilidade, Rodrigo Currás, pidió a la Xunta que se dotara esta zona de un aparcamiento como los que ya hay en funcionamiento en Broullón y en Domaio para facilitar que los vecinos compartan coche en sus desplazamientos y, por otro, dar solución a la sentencia del Contencioso-Administrativo número 1 de Pontevedra, de febrero de 2020, y ratificada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) de febrero de este año, que le obliga a devolver a su propietario estos 15.000 metros cuadrados de terreno, que el dueño reclamó por vía judicial.

Parking disuasorio de Broullón, en la parroquia de Moaña. | // G.N.

El afectado alegó que no habían sido incluidos en el marco de la expropiación urgente para las obras del desdoblamiento del corredor do Morrazo en autovía, ejecutadas entre 2015 y 2019, y el juzgado entendió, como también el Alto Tribunal gallego, que, sin acta previa de ocupación ni depósito previo, la Xunta había incurrido en una omisión del procedimiento establecido” y en una “desviación de poder” al utilizarlos para las obras. Los terrenos fueron usados por la empresa constructora para como escombrera para el vertido de tierras de las obras.

Vehículos estacionados, ayer, en el aparcamiento disuasorio de Domaio. Gonzalo Núñez

En este estado de cosas, la AXI tomó ayer el acuerdo de adjudicar el contrato para la redacción del proyecto de este aparcamiento disuasorio en estos mismos terrenos al consultor G.O.C., por importe de 17.182 euros. En lugar de devolver los terrenos a su propietario, en su estado original, lo que realizará será expropiarlos. La construcción del aparcamiento dará origen a una declaración de utilidad pública para expropiar el terreno.

Fondos europeos

La consellería prevé destinar a esta obra parte de los fondos europeos Next Generation solicitados para la ejecución de aparcamientos disuasorios dentro del fomento de la movilidad sostenible. La empresa redactora del proyecto tiene un plazo de seis meses para la presentación del documento. Los trabajos consistirán en la adecuación de la superficie de la explanada actualmente existente junto a la rotonda del lado este. El aparcamiento tendrá acceso directo desde la glorieta, permitiendo la conexión con la autovía y con las carreteras provinciales y locales, hacia A Fraga, Meira y Marín, permitiendo todos los movimientos en el enlace.

Una vez que se conoció la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en febrero pasado, que ratificó el fallo del Contencioso a favor del propietario de los terrenos, el gobierno de Moaña, muy implicado en la retirada de vehículos de la vía pública y en los proyectos para incentivar el modelo de coche compartido, en sintonía con la Xunta, vio el momento oportuno para pedir a la Consellería de Infraestructuras que se destinaran estos terrenos de Meira a aparcamiento disuasorio. Aseguraba que además de incentivar este uso compartido del coche, ayudaría a regularizar una práctica que ya se realiza en esta rotonda, en donde se ven coches estacionados en la zona de gravilla para que sus ocupantes compartan vehículos con otros vecinos. El concejal de Mobilidade de Moaña, Rodrigo Currás, tomó la iniciativa recogiendo también la petición planteada por los vecinos de Meira en un consello vecinal.

Broullón y Domaio fueron los pioneros

Broullón y Domaio, los pioneros

La comarca de O Morrazo fue la primera del área metropolitana de Vigo en contar con aparcamientos disuasorios y puede que sea la única que ha desarrollado los proyectos que la Xunta incluyó en su plan sectorial de aparcamientos disuasorios del año 2012. Nueve años después, los vecinos tienen muy asumido qué es un aparcamiento disuasorio, pero cuando se anunció la inversión en Moaña, era algo bastante desconocido, aunque en la práctica los vecinos ya hacían uso de esta modalidad de coche compartido dejando sus vehículos estacionados en Broullón y en Domaio, en el arcén. Fue en la legislatura del popular José Fervenza (2011-2015) cuando salieron adelante estos dos proyectos que la conselleira Ethel Vázquez planteó como una alternativa para regular este estacionamiento de vehículos. Desde el primer momento, siempre se han llenado, aunque con el COVID menos por el hecho de evitar compartir coches entre no convivientes. El primero que se construyó fue el de Broullón, en el enlace de Moaña en el antiguo corredor do Morrazo, que tenía originariamente 70 plazas, aunque quejaron algo reducidas con el desdoblamiento de la carretera en autovía. Este aparcamiento se abrió el 29 de diciembre de 2014, cuando todavía no habían comenzado las obras del desdoblamiento que se esperaban como agua de mayo. En este aparcamiento, la consellería invirtió 285.000 euros. El segundo aparcamiento disuasorio de Moaña y de la comarca de O Morrazo se abrió en un tramo de la antigua carretera PO-551, en la parroquia de Domaio, separado por un montículo de monte que sigue siendo de la Comunidad de Domaio. En este caso se habilitaron 32 plazas de estacionamiento. Se inauguró un poco más tarde, el 13 de febrero de 2015. Su presupuesto fueron 151.000 euros.

Compartir el artículo

stats