Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma del vial de Meiro incluye una senda de 2,5 metros y una zona de coexistencia en Fonte Outeiro

Vecinos de Meiro, ayer en la reunión informativa convocada por el Concello.   | // SANTOS ÁLVAREZ

Vecinos de Meiro, ayer en la reunión informativa convocada por el Concello. | // SANTOS ÁLVAREZ

El gobierno local de Bueu convocó ayer a los vecinos de la aldea de Meiro para presentarles el anteproyecto para la reforma de la carretera provincial EP-1306, que supondrá la conversión plataforma única de un tramo de 1,2 kilómetros. La propuesta incluye la creación de una senda peatonal de 2,5 metros de ancho, que discurrirá por el margen izquierdo (en sentido ascendente), y la creación de una zona de coexistencia entre vehículos y peatones, con preferencia peatonal, en el entorno de Fonte Outeiro.

La reunión de ayer tenía como objeto dar a conocer las líneas generales de la actuación y recoger las aportaciones y sugerencias de los propios vecinos. Desde el Concello ya adelantaron cuáles serán algunas de las suyas, como la dotación de más pasos de peatones elevados (en el anteproyecto solo figura uno). La intervención comprende desde el cruce con la PO-551 hasta las últimas viviendas del núcleo de Meiro, por encima de la Casa da Aldea. En todo este tramo la velocidad máxima estará restringida a entre 20 y 30 kilómetros por hora. En el entorno de Fonte Outeiro se proyecta lo que se denomina como una zona de coexistencia o convivencia, en la que la prioridad siempre será peatonal. Se distinguirá del resto del vial porque contará con un pavimento de hormigón coloreado, una solución similar a la que se proyecta para el vial de A Roza, en Beluso.

Un plano de la zona de coexistencia proyectada en el vial de Meiro.

El anteproyecto elaborado por la Diputación de Pontevedra, que es la titular de la calzada, afecta a un total de 137 propiedades, pero desde el Concello de Bueu apuntan que las afecciones serán mínimas. “Esta actuación servirá para dar continuidad a la que se empezó hace años y que quedó empantanada por problemas en las cesiones y por un planteamiento inicial equivocado. La mayoría de los terrenos ya están cedidos y solo queda por comprobar que ya están incorporados a la vía pública”, explicaban el alcalde, Félix Juncal, y el edil de Medio Ambiente, Xosé Leal. El proyecto que se quiere ejecutar en la aldea de Meiro sigue los criterios de la Diputación para las obras de movilidad sostenible.

Una vez que concluyan los trabajos el vial pasaría a ser de titularidad municipal, al igual que el tramo que discurre entre Meiro y Ermelo y que fue reasfaltado por la Diputación a finales de 2019. Los responsables municipales apuntaron en la reunión de ayer con los vecinos que el Concello intentará complementar la obra con una actuación de mejora en el acceso hacia la Casa da Aldea.

El alcalde de Bueu, Félix Juncal, explica ayer el proyecto a los vecinos de Bueu con los planos a su espalda. Santos Álvarez

El documento presentado ayer es un anteproyecto y, después de las alegaciones y sugerencias recogidas, se espera que a finales de año esté listo el proyecto definitivo, en el que se debe incluir el coste. De esta manera a lo largo de 2022 sería factible iniciar las obras. “Con esta intervención las aldeas de Meiro y Ermelo van a estar a la última en movilidad sostenible. Esperamos que casi de manera simultánea se pueda hacer la obra del vial de A Roza [la EP-1302]”, afirma Xosé Leal.

La senda peatonal que se recoge en el documento servirá a su vez para conectarla con la senda que empezará a construir en breve la Consellería de Infraestruturas, que comunicará los lugares de Trasouto y A Portela. El proyecto acaba de ser adjudicado a Marconsa por más de 520.000 euros.

Compartir el artículo

stats