Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portas baraja regular el aparcamiento en O Forte con código QR y extenderlo a otras zonas urbanas

La alcaldesa y otros representantes del Concello y de los vecinos recorrieron ayer O Forte. |   // S.Á.

La alcaldesa y otros representantes del Concello y de los vecinos recorrieron ayer O Forte. | // S.Á.

La alcaldesa de Cangas recorrió ayer el barrio de O Forte, por tercera vez este mes, para conocer los problemas de aparcamiento que refieren los residentes y valorar con los representantes vecinales una solución para regularlo. El gobierno local baraja dejar sin efecto las actuales tarjetas y la implantación de pegatinas con un código QR –y de vigencia limitada– que pueda escanear la Policía Local para saber si el vehículo que la lleva está autorizado a estacionar en la zona y sancionar a su titular si no es así. De momento, “es solo una idea” que requiere respaldo técnico y consenso social para hacerse realidad, señala Victoria Portas, y la asociación de vecinos, que preside Benigno Pazó, anuncia una próxima asamblea para valorar esta opción. Si la iniciativa prospera, el Concello la aplicaría también en otras zonas de aparcamiento regulado, como el Casco Vello, la calle Méndez Núñez o el barrio de Nazaret, corrobora el jefe policial, Alberto Agulla.

En lo que ya hay acuerdo entre las partes es en la necesidad de delimitar los espacios de aparcamiento en la Praza de San Xoán para hacer más eficiente el terreno disponible en torno al hórreo, cuyo traslado precisa de una autorización de Patrimonio que no parece viable a corto plazo. La regidora anunció que en los próximos días se vallará todo el entorno para poder trabajar en dicha delimitación, y también se acordó reubicar las jardineras situadas a la entrada de la calle Félix de Ozámiz desde la Praza das Pontes con el fin de evitar la entrada de vehículos no autorizados y reducir la velocidad de los que circulan por esta zona semipeatonal.

Desde el Concello y el colectivo vecinal reconocen que llegaron a poner sobre la mesa otras opciones para restringir el tráfico rodado y regular también el acceso de foráneos, como la instalación de una barrera que solo pudieran franquear los residentes y autorizados con un dispositivo electrónico, pero esta ha quedado practicamente descartada por las dudas técnicas y legales que suscita.

Otro problema planteado y sobre cuya solución hay acuerdo es la acumulación de contenedores en la confluencia de la PO-551 con la entrada al barrio de O Forte, frente al aparcamiento de Rodeira, lo que dificulta las maniobras con vehículos y el tránsito de personas con movilidad reducida. La alcaldesa afirma que los recipientes se trasladarán y se acondicionará el espacio, pues la Xunta no pone trabas.

Compartir el artículo

stats