Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de urgencias en Moaña, unificadas en Cangas, deja a la villa tres horas sin patrulla

Patrulla de Moaña, esperando a las puertas del centro de salud de Cangas. | SANTOS ÁLVAREZ

Patrulla de Moaña, esperando a las puertas del centro de salud de Cangas. | SANTOS ÁLVAREZ

Los vecinos de Moaña llevan desde hace más de un año sin servicio de urgencias en la propia villa, al unificar el Sergas el Punto de Atención Continuada (PAC) en Cangas, ya desde el confinamiento de la pasada primavera, para garantizar dos circuitos de acceso y minimizar el riesgo de contagios de COVID-19. Sin embargo, la demanda de recuperar el servicio en Moaña se extendió desde entonces y tanto el Concello como los colectivos de pacientes reclaman esta vuelta a una cierta normalidad. La situación actual, además, ha generado un nuevo problema la tarde de este martes, y es que Moaña estuvo tres horas sin patrulla de la Policía Local al carecer de urgencias en la villa.

Los agentes municipales tuvieron que atender un caso de una pelea entre un joven de 17 años y la pareja de su madre, con denuncias cruzadas. El joven llegó a la jefatura de Moaña con daños en el cuello y una contusión en la nariz. La patrulla tuvo que trasladarlo a Cangas para un informe médico, perdiendo buena parte de la tarde en el PAC cangués, para después trasladar el caso a la Guardia Civil.

La patrulla estuvo fuera del municipio entre las 19.00 y las 21.30 horas aproximadamente, con la consiguiente merma para el servicio de seguridad ciudadana en Moaña.

El centro de salud de Moaña ubicado en la Casa do Mar sí que permanece abierto por la tarde, pero en principio para la atención primaria con cita previa. La falta de espacio en el inmueble había provocado la retirada temporal del PAC.

Un momento de las clases prácticas.

Formación con pistolas eléctricas

Hasta 18 agentes de las policías locales de Cangas y Moaña participaron, a lo largo del día de ayer, en una jornada de formación para el uso de las pistolas de descargas eléctricas de tipo Táser. Todos ellos son efectivos de reciente incorporación a ambos cuerpos, pues los agentes más veteranos ya habían recibido la formación en cuanto se adquirieron estos dispositivos. Por la mañana, en el centro sociocultural de Cangas, tuvo lugar la formación teórica y por la tarde la práctica, en donde aprendieron el manejo de las armas. Cada pistola eléctrica de los cuerpos de la comarca se acompaña de una cámara en la ropa de los agentes que se activa con su uso, para que las intervenciones queden registradas. La alcaldesa, Victoria Portas, visitó el curso por la mañana y agradeció a los agentes su trabajo en tiempos de pandemia.

Compartir el artículo

stats