Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portos retoma la reparación del abrigo de A Mosqueira para instalar las últimas armaduras

Operarios, ayer, retomando el trabajo para arreglar el nuevo dique de abrigo moañés. |   // G.N.

Operarios, ayer, retomando el trabajo para arreglar el nuevo dique de abrigo moañés. | // G.N.

Portos de Galicia retomó esta semana la obra de reparación del dique de abrigo de A Mosqueira, tras los daños estructurales que sufrió con los temporales del invierno en sus primeros meses en funcionamiento. A comienzos de marzo se había ejecutado la primera fase de los trabajos de reparación y las obras pararon para la construcción de las tres últimas armaduras de metal que se utilizan para cubrir las uniones entre los distintos módulos de hormigón. Ahora se trasladaron al rompeolas de O Con estos tres módulos para su instalación. Con este refuerzo, que se prolongará una semana, quedará reparada la estructura de forma definitiva.

Bateeiros, ayer, faenando frente al casco urbano moañés. | GONZALO NÚÑEZ

Cada uno de los nuevos refuerzos metálicos a modo de armadura tiene un peso 1.000 kilos. Su construcción previa retrasó el arreglo de los daños, sin embargo, durante el último mes no se registraron temporales de entidad así que los barcos bateeiros que amarran en la dársena de A Mosqueira no se vieron afectados por el estado de transición en el que se encontraba el dique de abrigo.

Este abrigo, cuyas obras concluyeron en julio de 2020, sufrió daños ya con los temporales de diciembre. Aunque fue en este mes de febrero cuando registró los problemas más graves. Y es que, al golpearse los módulos de hormigón debido al fuerte oleaje, se abrió una brecha por la que salió al mar parte del porexpán que permite que la estructura flote, originando un vertido que llegó al propio arenal de A Mosqueira.

La Xunta ha invertido en su construcción un total de 650.000 euros. La estructura parte de la punta del rompeolas de O Con y, tras un pequeña separación, se extiende con un brazo de hasta 140 metros de largo dispuesto a través de siete módulos de 5 metros de ancho por 20 de longitud cada uno de ellos. Se cimentaron mediante líneas de fondeo formadas por una cadena de 40 milímetros.

Toxina

Por otro lado, ayer la actividad mejillonera en el muelle de A Mosqueira era baja. Además, esta semana comenzó con el cierre de dos polígonos de bateas en la ría de Vigo, frente a Nerga y Liméns : Cangas F y Cangas G. Es el primer episodio de toxina en esta ría del año 2021. Todas las bateas estaban activas desde mediados de diciembre.

Compartir el artículo

stats