Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las pruebas para los policías de ahora.

No se puede decir que tardaron más de la cuenta. Todo el mundo pensaba que el enfrentamiento entre José Enrique Sotelo (PP) y Eugenio González (PSOE) iba a llegar más temprano que tarde. Llegó la polémica incendiaria por la defensa de una obra de la Diputación y de su presidenta Carmela Silva. Hay crudeza en las palabras del ex alcalde de Cangas, que parece que no está dispuesto a cortarse para hablar del hoy su adversario político, ayer uno de los trabajadores del Concello que él tuvo a su cargo.

Lo que no llegan son los informes, ni el de los salarios del nuevo gobierno de Cangas ni el del convenio sobre el campo de fútbol de O Morrazo. Eugenio González tenía dudas sobre su legalidad y, además, su deseo es devolver el campo al Alondras. Actualmente el Concello lo tiene en concesión por 25 años. El informe de los sueldos es toda una incógnita. Algo para Iker Jiménez

Que no se vuelva loco nadie. Los baños de las playas y las duchas no se pueden abrir. No hay forma, por mucho que digan, de realizar una limpieza segura. Que no se vuelvan locos.

Son los aspirantes a los nuevos policías de Moaña Y, la verdad, esto no es lo de antes. Ahora vienen todos preparados, con sus cuerpos esculpidos en los gimnasios y bronceado de esos de sala. Ahora, los polis deben ofrecer imagen de aguerridos al tiempo que atractivos de cara al público. Ya no es cuestión de asustar, como antes.

Compartir el artículo

stats