Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu prepara un reconocimiento extrajudicial de deuda por valor de 166.000 euros

Una reunión de la Comisión Especial de Contas de Bueu.

Una reunión de la Comisión Especial de Contas de Bueu. Santos Álvarez

El gobierno local de Bueu prepara un reconocimiento extrajudicial de deuda por valor de 166.000 euros. Será el segundo de este año, y previsiblemente el último, toda vez que los servicios financieros municipales cuentan con que ya se salde de forma prácticamente definitiva el pago de facturas anteriores, salvo que pueda aparecer alguna atrasada.

El grueso del gasto en esta nueva partida económica corresponde al pago del último trimestre de la Mancomunidade de O Morrazo, lo que dejaría a Bueu al día de sus obligaciones con el órgano supramunicipal. Son 103.000 euros de los 166.000 totales. El resto corresponde a pago a proveedores, como a la empresa de gestión de tributos y a varios. Todas son facturas que entraron en Rexistro en 2021 pero que corresponden al ejercicio anterior.

Con el reconocimiento extrajudicial anterior, de 183.000 euros, Bueu desembolsará unos 350.000 euros por este concepto, una cifra sensiblemente inferior a la de 2020, cuando los reconocimientos extrajudiciales de deuda se elevaron a unos 650.000 euros. El regidor buenense, Félix Juncal, se muestra satisfecho por mantener la línea de reducción en un apartado que llegó a superar algún año los 800.000 euros. “Hemos conseguido adelantar varios meses la contabilización de estos gastos, y seguimos progresando de forma positiva en la salud financiera del concello”, señala el alcalde.

En el otro lado de la balanza está el hecho de haber cerrado 2020 con remanente negativo de tesorería, al contrario que en años anteriores, un hecho que se relaciona de forma directa con el pago adelantado de cantidades en el mismo ejercicio. Juncal lamenta el escaso margen de maniobra que deja el techo de gasto impuesto a los concellos, que aunque genere más ingresos le impide invertirlos.

El regidor explica que la necesidad de recurrir a los reconocimientos extrajudiciales de deuda viene en parte de esas restricciones, “de que a veces el gasto supera lo que tienes presupuestado, y aunque tengas dinero no lo puedes meter. No podemos adaptar el presupuesto de gastos al de los ingresos”. El otro vértice que lo justifica es la tardía presentación de facturas por parte de algunos proveedores. El caso más evidente era el de Naturgy, “que era un desastre, con facturas que nos llegaban meses o incluso un año más tarde”.

Compartir el artículo

stats