Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una lección de humor gráfico

El joven Pedro Seijo, con el dibujante, ante una de sus creaciones de ayer. | GONZALO NÚÑEZ

El dibujante y humorista gráfico Luis Davila, que publica cada día la tira “O Bichero” en FARO, ha sido el protagonista de una jornada inolvidable para los alumnos del colegio público de Domaio. Y es que impartió una charla salpicada de dibujos en directo que hizo las delicias de los pequeños. Davila jugaba en casa, pues nada más llegar al centro se encontró un mural con algunas de sus tiras más graciosas, con recortes de periódico sobre su carrera artística y con el texto “Davila, benvido ao CEIP Plurilingüe Domaio”.

El dibujante se dirige a los pequeños. / G.N.

El dibujante comenzó explicando a los pequeños sus inquietudes desde niño. “Siempre me recuerdo con un lápiz en la mano. Me encantaban los dibujos animados en la tele y cómics como Mortadelo o Tintín”. De ahí que estudiase Diseño Gráfico en A Coruña. Narró también su entrada en FARO y cómo le propusieron iniciar la tira cómica “O Bichero” cuando se puso en marcha la edición de O Morrazo. Cerca de 22 años lleva sacando una sonrisa a los lectores. “También me encanta pintar, lo que me permite relajarme y no estar tan pegado a la actualidad como exige una tira diaria”, explicó.

Sin duda la mejor parte para los pequeños asistentes –los 80 estudiantes de 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria– fue cuando Davila tomó su rotulador y, en una pizarra de papel, comenzó a dibujar. Los jóvenes descubrieron los trucos de Davila para expresar las emociones a través de sus personajes, jugando con la forma de la cara, de la boca y de los ojos, así como con líneas de movimiento. Dibujó, con una técnica y velocidad asombrosa para los presentes, a personajes expresando alegría, tristeza, temor, susto y enfado. Las risas se escucharon entre los niños al descubrir el parecido entre las caras de borrachera y enamoramiento.

Los niños, que al final de la charla se animaron también a dibujar, no pararon de sacar parecidos a los personajes que plasmaba Davila. “Este se parece a Naruto” decía un pequeño. “Es Gru, el de los Minions”, decía otro ante la imagen de un “villano”.

Un fan

Entre el público de ayer uno de los más emocionados con la visita fue el joven Pedro Seijo, alumno de 4º curso. Se declaró un fan incondicional de Luis Davila. “Me gusta mucho por su creatividad. Cuando solo tenía dos años le pedía a mi abuelo que me leyese sus tiras. Y ahora cuando llego a casa del cole lo primero que hago es leerlas”, explica. Este joven, de 10 años, ya tiene claro que le gustaría “estudiar algo relacionado con las Bellas Artes” y se anima a hacer sus propios dibujos. “Me gustan también los cómics, como los manga de Pokémon y algunos de superhéroes”, explicó mientras tomaba nota mental de los trucos expuestos por el humorista gráfico de FARO.

Compartir el artículo

stats