Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los más afectados en Cangas por los ERTE en la Renta

Una terraza de hostelería en Cangas estos días.   | // SANTOS ÁLVAREZ

Una terraza de hostelería en Cangas estos días. | // SANTOS ÁLVAREZ

Las asesorías fiscales y las gestorías comienzan la campaña de la Declaración de la Renta con la mirada puesta en los Expedientes de regulación Temporal de Empleo (ERTEs). No son sorpresas, porque estaban anunciadas, pero la factura de Hacienda a los trabajadores que estuvieron en ERTE ya se deja sentir en la comarca de O Morrazo. Personas que cobraron 18.000 euros anuales en 2020 pagan 1.000 euros a Hacienda, cuando antes no pagaban nada.

La mayoría de estos afectados son trabajadores del sector de la hostelería, la automoción y las peluquerías. Aunque se lleva poco de campaña, de momento, la mayoría de los que ya hicieron la Declaración de la Renta, no se acogen a la posibilidad que ofreció el Gobierno de fraccionar el pago en seis meses, prefieren hacerlo como mucho en dos.

Según datos que ofrece la asesoría Nogueira Vidal, una muestra de dos casos aleatorios acredita que una persona no obligada a realizar la renta en 2019 por no superar el límite de los 22.000 euros, resulta que sí hacía la renta en ese año pagaba 78 euros a Hacienda. No obstante, esta misma persona en el año 2020, en la misma empresa y con ERTE está obliga a realizar la renta y le devuelven 218,72 euros. El motivo está en que con el ERTE cobró menos que trabajando todo el año.

Otro caso es el de una persona que en el año 2019 (sin ERTE) le devolvían 450 euros. Este año, con ERTE le devuelven 200 euros. El motivo es una menor retención por bajar sus ingresos de trabajo anual.

Las “sorpresas” de Hacienda se deben a que el SEPE no practicó retenciones a las pagas de los acogidos a los ERTEs. Según señalan los expertos, no se está pagando más Hacienda, sino que el Estado te retiene lo que durante los meses del ERTE no hizo.

También señalan las agencias que este año habrá un récord de Declaraciones de la Renta, debido a que están obligados a hacerla aquellos que cobran la renta vital mínima. Su misión, en este caso, no es recaudatoria, sino más bien de control. Otra de las novedades es que este año bajaron las deducciones por los planes de pensiones, lo que para muchos contradice las recomendaciones de los economistas que abogan por incentivar este tipo de ahorro dada la situación en la que se encuentra la Seguridad Social.

Nadie solucionó nada a nivel político. La mínima solución fue ahora y consiste en poder aplazar el pago en 6 meses. Las iniciativas políticas que iban a llegar a Congreso para cambiar la ley con el fin de no castigar a aquellos que habían tenido en el año del COVID dos pagadores, no aparecieron. La propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (Unida Podemos) dijo en Cangas durante el último verano que era un proceso complicado que había que cambiar la ley y que, además, era competencia del Ministerio de Hacienda. El alcalde fallecido de Cangas, Xosé Manuel Pazos (IU), pidió también a la propia ministra que se cambiaran las reglas de juego. Los últimos datos que hay sobre los ERTEs en la comarca de O Morrazo son del último trimestre del año pasado. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) Cangas, con 1.844 negocios tenía en el citado trimestre del año una tasa de ERTE del 11,31% lo que se traduciría en 208 empresas acogidas a estos expedientes. Moaña figura con una tasa del 8,04%. De sus 1.224 empresas, 98 habrían estado con ERTE. En Bueu, la tasa es de 8,28%, lo que serían 68 empresas afectadas de las que 828 que había en ese último trimestre de 2020.

Sanidade asegura que Cangas tiene que dejar pasar 15 días para cambios en su nivel

Cangas tiene que dejar pasar el ciclo epidemiológico de 15 días para poder pensar en un cambio de nivel de restricciones, señalan desde Sanidade y en relación a la decisión de la última reunión del comité clínico de expertos, que asesora a la Xunta en la gestión del COVID-19, que mantuvo a Cangas en el nivel medio al que subió el viernes pasado. La alcaldesa de Cangas, Victoria Portas, había remitido la semana pasada un escrito a la gerencia del área sanitaria y la consellería para que se le diera traslado al comité clínico pidiendo que Cangas volviera al nivel medio-bajo. Alegaba la progresión de toda la semana, desde el 12 de abril, en descenso y que los focos están detectados y controlados, como es el de la plaza de abastos. En esa progresión aportaba datos de la Estructura Organizativa de Xestión Integrada (EOXI) del área sanitaria de Vigo de todo el mes de abril que había empezado el día 1 con 54 casos para bajar a 51 el 2; a 46 el día 5; a 35 el día 9; a 34 el día 12, para subir a 36 el 14 y el 15 y bajar a 33 el día 16. Siguió bajando a 28 y 29 el fin de semana pasado y empezó la semana con 32, para llegar ayer, según el mapa de coronavirus del Sergas a 33, aunque son datos menos al día que la EOXI, que los situó en 38, según la alcaldesa. La incidencia de un día para otro subió en Cangas en tres puntos y ayer estaba en 124 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. En los últimos 7 días hay 21 casos nuevos, los mismos que el día anterior, aunque subió con respecto al día cuando se registraban 3 casos nuevos. El mapa en Moaña figura con 15 casos activos en los últimos 14 días (18 según la EOXI) y 10 nuevos en los últimos 7, cuando eran 3 en la última semana un día antes. La incidencia subió aquí de 72 a 77. Bueu sigue con 3 casos en 14 día y 3 en 7 días y una incidencia de 25. En cuanto a los centros educativos, el parte del Sergas de ayer sigue reflejando 8 casos positivos de cuatro centros en Cangas (aunque cambia A Rúa por Coiro y siguen Espiñeira, Casa de la Virgen y Rodeira) y de 2 en Moaña (Tirán y As Barxas). Bueu seguía ayer a cero.

Portas reconocía que no podía entender cómo en una semana se variaba tanto el nivel de restricción. Lo cierto es que Cangas pasó en una semana, sin esperar a los 15 días, del nivel medio-bajo otra vez al medio, en el que seguirá varios días más con repercusión, sobre todo, para su hostelería, que debe de volver a un aforo del 50% en el exterior y del 30% en el interior (antes era del 75% exterior y del 50% interior).

Sin cambios en el mercadillo

Las nuevas medidas adoptadas en este último comité permiten cambios en el mercadillo de Cangas, aunque en esta ocasión para bien, ya que las ferias de 150 a 200 puestos, pueden tener el 75% de los puestos. pero por el momento, la concejala de Promoción Económica, Sagrario Martínez, señala que van a seguir igual, con el 50% de los puestos ya que no hay suficiente espacio para que todos los puestos guarden las medidas de distancia social. Las ferias con menos de 150 puestos pueden recuperar el 100% de sus vendedores. Es el caso de Moaña, con unos 90 puestos, aunque la concejala del ramo, Coral Ríos, asegura que ellos ya están con el 100% de los puestos porque han “estirado el recinto del mercadillo poniéndolos en línea”. Pasa lo mismo en Bueu, con menos de 150 puestos en donde se instalan todos. Desde el verano pasado se cambió la distribución, ocupando la carretera entre las intersecciones de Eduardo Vincenti y Johan Carballeira y cambiando la parada de taxis los días de mercado para respetar la distancia de seguridad. En esta desescalada, el comité permite el regreso de las instalaciones de feria, las de asiento limitadas a un aforo del 50% y las de movimiento, a un 30%. Se está a la espera de poner fecha concreta al regreso del ocio nocturno.

Concentraciones por la sanidad pública en la comarca

La convocatoria de concentraciones de SOS Sanidade Pública a nivel de Galicia para la recuperación del sistema sanitario público tuvo respuesta en O Morrazo con manifestaciones en Cangas, Moaña y Bueu. Culpan a la Xunta de utilizar el COVID para debilitar más la Atención Primaria y señalan que la dificultad para comunicar con los centros de salud y para recibir una asistencia presencial, favorece que la población recurra al sector privado o que se incrementen las desigualdades de salud.

En Cangas, los manifestantes, que llegaron a cortar la PO-551, mostraron una pancarta de rechazo al cierre del centro de salud cangués, que se contempla en el proyecto de planificación de mejora sanitaria de este municipio y el de Moaña para sustituirlo por un Centro Integral de Salud (CIS), como defiende la Xunta, o un Centro de Alta Resolución (CAR), que defiende el Concello.

Concentración en Cangas | G.N.

Moaña desafió a la lluvia para exigir el regreso de las urgencias. Varias decenas de personas se concentraron, manteniendo la distancia en los jardines del Concello, pese a la lluvia, para exigir el regreso a la atención presencial en el centro de salud, así como para reivindicar la restitución del servicio de urgencias en la villa, pues está centralizado en Cangas por la pandemia.

un momento de la concentración en Moaña. | D.C.

En Bueu, más de un centenar de personas pidieron “unha sanidade pública de calidade”. Bajo una gran pancarta colocada en el balcón del Concello de Bueu, un centenar de vecinos participaron en una concentración contra los recortes sanitarios y para reclamar la defensa de la sanidad pública. El integrante de SOS Sanidade Pública José Penelas se encargó de leer un manifiesto.

Algunos de los presentes en la protesta en Bueu. | T.G.

Compartir el artículo

stats