Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello concluye las bases de ayudas a la hostelería que incluyen ocio nocturno y también infantil

Una discoteca cerrada en Cangas. |   // SANTOS ÁLVAREZ

Una discoteca cerrada en Cangas. | // SANTOS ÁLVAREZ

El gobierno de Cangas ya ha concluido las bases para el reparto de las ayudas directas a la hostelería por el cierre debido a la pandemia, que no incluyen al comercio, ya que se beneficiará con el posterior bono al consumo, pero sí al ocio nocturno y al ocio infantil, además de gimnasios y agencias de viajes. El ocio nocturno fue algo en lo que ya se incidió desde el primer momento porque se trata de negocios que siguen cerrados desde la pandemia. Dentro de la actividad de hostelería y ocio nocturno están restaurantes, cafeterías, cafés y bares con y sin comida, casinos, clubes, kioscos, chocolaterías, heladerías, hoteles y moteles, pensiones, fondas, hospedaje-apartamentos, alojamientos turísticos, campamentos turísticos, espectáculos en salas, salas de baile y discotecas, bingos, máquinas recreativas, juegos de billar, ping-pong o bolos y salones recreativos.

Las bases, que están pendientes de su aprobación por el secretario y de si deben de pasar por el pleno o no, han sido elaboradas siguiendo las elaboradas por la Diputación de Pontevedra e inspirándose en el sistema de reparto de las del Concello de Moaña que, sin embargo no contempla el ocio nocturno. El motivo es que este municipio carece de discotecas, tal y como confirma la concejala de Promoción, Coral Ríos.

Requisitos

A las ayudas, Cangas destina 227.334,48 euros que se van a repartir dividiendo el importe entre las personas solicitantes. Pueden hacerlo los autónomos o Pequeñas y medianas empresas (Pymes) con hasta 10 personas empleadas que cumplan los siguientes requisitos: que la actividad estuviera cerrada debido a las restricciones frente al COVID-19 o que no estuviera obligada al cierre pero tuviese una bajada de facturación de al menos el 50%, comparando los datos del 2020 con los del 2019; disponer de autorización municipal, que la actividad se ejerza en un establecimiento específico en el concello; y que esté dado de alta en la Seguridad Social. También debe de presentar una declaración responsable de si ha percibido o solicitado una ayuda de naturaleza análoga de otras administraciones. En el caso de ser comunidades de bienes, sociedades civiles u otras entidades económicas sin personalidad jurídica, deberán hacer constar, tanto en la solicitud como en la resolución de concesión, los compromisos de ejecución asumidos por cada miembro de la agrupación, así como el importe a aplicar por cada uno de ellos, que tendrán igualmente la consideración de beneficiarios.

En cualquier caso, deberán nombrar un apoderado único de la agrupación. Se exime a los solicitantes de encontrarse al corriente de las obligaciones tributarias en el caso de haber solicitado el aplazamiento frente a la Seguridad Social o la Comunidad Autónoma o no puedan afrontar transitoriamente su satisfacción puntual. Pero la persona tiene que comprometerse a ponerse al corriente del cumplimiento de estas obligaciones una vez abonada la ayuda.

Gastos a justificar

Se incluyen dentro de los gastos a subvencionar los realizados por la empresa entre el 14 de marzo de 2020 y el 31 de marzo de 2021, como los alquileres, que se justificarán con el recibo de alquiler, contrato de arrendamiento o documento firmado de que el contrato está en vigor; suministros (gastos de luz, gas, telefonía...) seguros sociales de autónomos, salarios y seguridad social del personal, compra de mercancías justificadas con facturas pagadas entre el 14 de marzo de 2020 al 31 de marzo de 2021; seguros de Responsabilidad Civil y accidentes y gastos financieros. No se consideran gastos subvencionables los impuestos indirectos ni los impuestos personales sobre renta. No se aceptan gastos pagados en efectivo, sino que tuvieron que haber sido realizados por transferencia bancaria, talón bancario o domiciliación bancaria o cargo en cuenta a través de la tarjeta.

Las empresas beneficiarias deberán de mantener la actividad empresarial por lo menos durante un tiempo mínimo de tres meses desde la concesión de la subvención y los autónomos mantener el alta igual mínimo de tiempo.

Compartir el artículo

stats