Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas baraja instalar pivotes retráctiles para facilitar que accedan ambulancias a Rodeira

Cangas baraja instalar pivotes retráctiles para facilitar que accedan ambulancias a Rodeira

Las ambulancias y otros vehículos de emergencias que necesiten acceder al tramo del paseo marítimo de Rodeira entre la Praza das Pontes y la Casa da Cultura tienen serias dificultades para hacerlo o les resulta imposible, porque la zona está “protegida” por pivotes estáticos destinados a evitar que los coches la invadan. Los vecinos aseguran que ya se han dado casos de personas que necesitaron asistencia médica, alguna de ellas en las últimas semanas, y los equipos desplazados tuvieron que llegar a pie, por lo que piden medidas para evitar que esa situación se repita. La respuesta del Concello es que “barajan” la instalación de pivotes retráctiles que puedan subirse o bajarse según las circunstancias.

Los únicos puntos de entrada a ese tramo están localizados en la Praza das Pontes y el entorno de la Casa da Cultura, aunque en ambos casos “protegidos” por bolardos de piedra. Los residentes aseguran que, recientemente, una clienta de un establecimiento de la zona sufrió un desvanecimiento y el personal del 061 tuvo que llegar caminando con la camilla para el traslado, ya que a la ambulancia le resultaba “imposible” franquearlos. “La alternativa es instalar pivotes adaptables”, apunta el jefe de la Policía Local, Alberto Agulla.

Traslado de la UAD

Otra de las quejas vecinales que más se repiten tiene que ver con el “mal ambiente” en el entorno de la Casa da Cultura, que vinculan con la cercanía de la Unidade de Atención a Drogodependientes (UAD), que piden trasladar a otra zona, fuera del centro urbano. Aseguran que esas instalaciones atraen no solo a personas de Cangas, Moaña y Bueu con problemas de drogadicción, sino también a “trapicheros”, traficantes a pequeña escala que realizan las transacciones, a veces a ojos de vecinos y transeúntes, además de frecuentes discusiones y reyertas. Agulla reconoce que se acumulan “muchas protestas” por esta situación y que se ofrece una “mala imagen” a los visitantes, aunque lo único que puede hacer la Policía Local es patrullar la zona con finalidad disuasoria, porque las multas que se tramitan no lo hacen debido a la situación de insolvencia de muchos de ellos.

Compartir el artículo

stats