Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña reabre 15 de sus 18 parques, a la espera de que concluya el de la Alameda

Arriba: Familias, ayer, en el parque de los Xardíns do Concello. Dcha.: La brigada de desinfección en la plaza Lola Diz. |   // S.A.

Arriba: Familias, ayer, en el parque de los Xardíns do Concello. Dcha.: La brigada de desinfección en la plaza Lola Diz. | // S.A.

Los niños de Moaña volvieron ayer a los parques, 13 meses después de que estos espacios fueran cerrados por culpa de la pandemia de COVID-19. Y es que no estaban operativos desde el primer decreto del estado de alarma, en marzo de 2020. Tras una semana de limpieza intensiva, la brigada de desinfección inició ayer el trabajo diario recorriendo todos los parques, entre las 6.00 y las 12.30 horas, comenzando por el de O Vaticano. En cuanto se desinfectaba un espacio y se instalaban los nuevos paneles con el aforo permitido y las normas de uso, se levantaba el precinto, por lo que en el primer día la apertura fue gradual. Solo se mantienen cerrados tres parques de los 18 que tiene el municipio. El más importante es el llamado Parque do Barco, de la Alameda, cuyo final de las obras de renovación integral se retrasó unos días más de lo previsto. El Concello espera poder ponerlo en marcha esta misma semana.

Los otros dos que se mantienen cerrados son: El de Paradela de Arriba, próximo al mirador de A Fraga, que está pendiente de una reforma integral; y el parque de Lourido, en donde el personal municipal debe realizar reparaciones antes de su reapertura.

Mientras los pequeños esperan a que abra el gran parque de la Alameda, entre las novedades de ayer destacan el estreno de otras dos zonas de juego totalmente renovadas a lo largo de este año: La de A Xunqueira y la de Samertolaméu.

La desinfección se hará cada mañana en los 15 parques de Moaña abiertos, incluso los sábados y domingos. Para ello, las integrantes de la brigada están usando equipos pulverizadores y una sulfatadora con capacidad para 100 litros. La concejala de Obras e Servizos, Marta Freire, explica que desinfectan las superficies siguiendo el sistema establecido de la Xunta, aplicando lejía diluida en agua a razón de 20 cl de lejía por cada 40 litros de agua.

La brigada de desinfección en el parque de Lola Diz.

En lo que respecta a los aforos, cada parque tiene señalizado el número máximo de personas permitidas. El criterio seguido partió de tomar la superficie total de cada espacio y restarle entre un 35% y un 45% de sus metros cuadrados, que es lo que ocupan los elementos de juego. A partir de ahí, con el criterio de 1 persona por cada 4 metros cuadrados, se permite el aforo máximo en aquellos con menos de 100 personas. Para los que superan esta cifra, se rebaja por prudencia a solo el centenar. En total son cuatro los parques que permiten 100 usuarios a la vez: El de la Alameda, el de Lola Diz, el de O Almacén en Domaio y el de Samertolaméu.

Marta Freire pide a los vecinos “que sean conscientes de la obligación de respetar los aforos y usen los parques con responsabilidad, para que todos los niños puedan disfrutar de los juegos y no se generen grandes esperas”.

Muchas familias reclamaban desde hacía meses esta reapertura y ayer mismo el Concello recibió llamadas desde primera hora de la mañana interesándose por el horario de puesta en marcha de las zonas de juegos.

El parque de la Alameda, todavía finalizando las obras. / S.A.

Los aforos

O Almacén: 100 Personas / A Cerradiña: 22 Personas / San Lourenzo: 13 Personas / A Guía: 43 Personas / Samertolaméu: 100 Personas / A Xunqueira: 41 Personas / Praza Lola Diz: 100 Personas / Xardíns Concello: 35 Personas / Berducedo: 28 Personas / A Fraga: 31 Personas / Alameda: 100 Personas / O Vaticano: 36 Personas / Tirán: 45 Personas / Remeirás: 8 Personas / A Feira: 24 Personas / O Casal: 25 Personas

Compartir el artículo

stats