Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O soño dunha presa en Rande para o fondo da ría (II)

Xerardo Campos defendeu en 1952 a construción dun pantano na ensenada

Ponte de Rande en construción entre 1973-1978.   | // ARQUIVO DO AUTOR

Ponte de Rande en construción entre 1973-1978. | // ARQUIVO DO AUTOR

Repleto de enerxía e dotes para a iniciativa, Xerardo Campos foi xornalista, comerciante, impulsor do Centro de Iniciativas Viguesas e tamén campión galego de Ciclismo en 1902, como xa se dixo no artigo anterior. Colleu como propia a idea de Antonio Palacios da súa ponte soñada e desde 1946 empregou toda a súa enerxía a iso. Campos presentou o proxecto do pantano-ponteno Ministerio de Obras Públicas en Madrid, cuxo titular, Fernando Suárez de Tangil y Angulo (conde de Vallellano), o rexeitou, tachándoo de irrealizable e visionario. Ante este atranco, centrouse en exclusiva na consecución da ponte, e para iso contou en 1955 coa inestimable colaboración do seu amigo Félix Cabello Manterola, subdirector nese momento do Porto de Vigo, que tivo o detalle de facerlle un proxecto previo sobre a ponte, para podelo presentar nos aínda numerosos actos que organizaba. A todo iso, a morte sorprendeuno o día 11 de setembro do 1964, cando Xerardo contaba 83 anos de idade. Pero o seu esforzo veuse recompensado case unha década máis tarde… Efectivamente, tomando como punto de partida o bosquexo feito por Félix Cabello, a ponte é redeseñada en 1970 polo equipo de enxeñeiros Fabrizzio de Miranda, Florencio del Pozo, e Alfredo Passano. As obras comezaron en decembro do 1970, e foron rematadas, accesos incluídos, o 7 de febreiro de 1981.

Xerardo Campos.   | // ARQUIVO DO AUTOR

Xerardo Campos. | // ARQUIVO DO AUTOR

No 2004 ante os colapsos producidos pola incapacidade da ponte para absorber a cantidade de tráfico, xurde unha iniciativa do grupo da Patronal Pontevedresa comandada por José Manuel Fernández Alvariño, que propoñen a construción da segunda ponte sobre a Ría, que uniría Alcabre coa Punta de Balea. Os empresarios asumían o custo co apoio de Caixanova. O prezo da operación estaba estimada en 1.200 millóns de euros. O proxecto quedou en nada, simple proxecto.

José Fernández Alvariño

Ante os persistentes atascos en Rande, no ano 2011, o Ministerio de Fomento esquécese definitivamente do plan presentado polos Empresarios e toma a decisión de ampliar a ponte con dous carrís máis, un en cada sentido. Desatendeu, sen embargo, unha demanda pública para que a Ponte contase cun viario para viandantes e ciclistas que estaría situado baixo os taboleiros actuais. Tamén houbo diferentes opinións de técnicos que se mostraron contrarios a ampliación, por exceso de peso para a estrutura. Mesmo aconsellaban a realización doutra ponte en paralelo a actual, para mellor seguridade. A duración das obras de remodelación estipulábase na súa totalidade, en 32 meses. Pero nada diso ocorreu, por premisas electorais a obra foi inaugurada con anticipación o día 30 de decembro do 2017, en plena execución dos traballos.

Los Galeones

Artigo de Xerardo Campos en FARO DE VIGO en 1952 (II)

...La idea tiene tres partes: dos de ellas realizables, y la otra solo probable. Veamos. Producción de energía eléctrica por la fuerza de las mareas El Estado Español viene hace años procurando el aumento de la electricidad disponible dado el enorme consumo, que es cada año más elevado y seguirá siéndolo en tanto una nueva fuente de energía, la atómica por ejemplo, no venga a sustituirla o a complementarla (como la electricidad complementó la del vapor sin que de ésta se haya prescindido aún), lo que tardará quien sabe los años. Para aumentar esa producción, aparte de la obtenida térmicamente aprovechando residuos carboníferos, muy pequeña relativamente, se recurre a los embalses que regulan la corriente de los ríos y almacenan una reserva para cuando el caudal de ellos se reduce. Estas obras son muy costosas, cada vez más, y no sólo por su concentración, sino por las expropiaciones, en ocasiones de poblados enteros. El mayor embalse construido hasta ahora en España es el de Alarcón, en el rio Júcar, con 700 millones de metros cúbicos de capacidad; y aunque ignoro sus características he visto muchas veces citadas al tratarse de estas obras las alturas de 80 y más metros para los coronamientos de los muros de presa que han de soportar el empuje de esas inmensas masas de agua y necesitan en su base espesores de 60 metros y más aún.

Portada de FARO DE VIGO co artigo de Xerardo Campos

Portada de FARO DE VIGO co artigo de Xerardo Campos

La cabida total de los pantanos españoles en servicio actualmente es de 6.634 millones de metros cúbicos, pero sucede que jamás se han llenado, habiendo por el contrario llegado a estar totalmente vacíos a causa de falta de lluvias en tres o cuatro años consecutivos, obligando a fortísimas restricciones en el consumo, con perjuicios para la industria y la economía nacionales. Cuando un invierno de lluvias normales, como el de 1950-51, permite almacenar reservas, estas llegan a ser de 4.717 millones de metros cúbicos, en agosto del 51, o sea el 68%, que fueron reduciéndose en 4.360 (66%), en primeros de septiembre, a 4.077 (61%); en 9 de igual mes, a 3.850 (58%); en 28 del mismo, a 3.730 (56%); a fines de él y así sucesivamente; en fin de octubre sólo había 3.120 (47%) apuntando ya otro conflicto si las lluvias otoñales no venían a remediarlo. En agosto de 1951, a consecuencia del estiaje, las reservas hidroeléctricas habían bajado en una semana en 85 millones de K.W.H. y se contaba con 1.389 millones (66%) de la capacidad; el año anterior en igual fecha había 507 millones, o sea el 25% de la misma. No quiero seguir citando cifras por no ser pesado, y sólo recordaré que el 12 de septiembre último, el Excmo. Sr. Ministro de Industria, en un discurso en Duro- Felguera propugnando la industrialización del país considera para ello y aún y para la propia agricultura ”imprescindible intensificar en primer término la producción de energía eléctrica estando dispuesto el Gobierno siempre a prestar toda clase de apoyo y auxilio sin perjuicio de complementarios por medio del Instituto Nacional de Industria, cuyo método de actuación preferente es el de la empresa mixta en que se conjugan las ventajas y la ponencia financiera del Estado con los métodos y experiencia de la actividad privada”. Ahora bien: la naturaleza nos da realizado en la ría de Vigo el pantano embalse ideal, puesto que con un trabajo y un gasto relativamente pequeño puede ser, en mi opinión, un manantial de energía formidable con enormes ventajas sobre los embalses fluviales y sin muchos de los inconvenientes de estos.

No hay que expropiar

En la ensenada de San Simón no hay que expropiar ni ocupar terreno alguno ni priva de éste a la agricultura ni a ninguna otra actividad, puesto que lo que haya de llenarse de agua está ya ocupado por ella. No precisa de una enorme obra para cerrarlo, ya que su boca entre la punta de Rande y la de Bestias mide unos seiscientos metros, Su altura tiene únicamente que rebasar muy poco el nivel de la más alta ***marca*** posible, que es de unos cuatro metros por encima del cero de la escala de mareas, y como éste es el estrecho de Rande y se halla a veinte metros sobre el fondo, da un total de 25 metros para la presa. En una obra reciente inaugurada en septiembre de 1951, el puente de 50 metros de luz sobre la ría de Jallas, cerca de Noya, uno de los pilares va apoyado sobre la roca de la ladera y el otro sobre un bloque de hormigón de 17m. de largo por 10m. de ancho hincado por aire comprimido hasta llegar a la roca a 20 metros de profundidad bajo la marea alta. Pues bien: en Rande el fondo es de cascajo, limpio, sin fango; la altura de 20 metros bajo el cero de la marea, como he dicho antes, y las laderas son escarpadas y de pura roca, lo que constituye otra ventaja, pues la piedra necesaria para la obra, desmontada de las laderas por la dinamita, puede, por planos inclinados y por su propio peso, ser llevada al lugar de su empleo sin gastos de transporte. En cuanto al espesor del dique, como aquí no hay apenas empuje de la masa de agua ya que la presión de ella se ejerce por ambos lados al mismo tiempo y el nivel del agua en todo momento es, con muy pequeña diferencia, el mismo dentro y fuera del embalse, el grueso del muro de cierre se reduce al mínimo posible. No hay peligro de derrumbe del mismo, como ha sucedido en algunos pantanos; ni aunque lo hubiera, podía arrasar, como en otros casos terrenos y pueblos; el agua saldría a la ría, exactamente igual que lo hace ahora.

Altura de marea

La capacidad se mide por el área de la ensenada, o sea por una superficie de 18.240.000 metros cuadrados y una altura de marea que varía según la época del año y otros distintos factores, pero que calculada la media que es de 1´65 metros, nos da la cifra de 30.278.400 metros cúbicos; y subiendo y bajando la marea cuatro veces en el día ****so**** 120 millones los que embalsa y desembalsa diariamente, ya que ha de tenerse en cuenta que como la fuerza no ha de originarse por la altura de la caída del agua, que aquí no hay salto, sino por la marea, la fuerza se originará lo mismo al salir que al entrar el agua en el embalse. Hemos visto que el mayor pantano español tiene de capacidad, nunca totalmente lleno, 700 millones; de modo que el embalse de San Simón “movería” cada seis días tanto como el de Alarcón, y cada 55 días lo mismo que todos los pantanos de España juntos, con la apreciable ventaja de que el caudal no disminuiría por intensa y larga que pueda ser la sequía. Matemáticamente, cada seis horas el mar aportará y recuperará los 30 millones de metros cúbicos de agua, lo que significa, dejando un margen de una hora para la plenitud de la marea alta y de la baja 1.602m. por segundo, caudal que no sé si dará algún rio español, al menos con esa regularidad.

Compuertas

En las mareas vivas equinocciales la altura máxima es de 3´80 metros, lo que eleva el agua embalsada a 69 millones y a 276 la “movida” diariamente. La ensenada no quedará inutilizada por el cierre para el tráfico marítimo, ya que seguirá formando, como hoy, parte de la ría. Para ello, en su parte central llevaría dos grandes compuertas de 25 a 30 metros de ancho que se abrirían en la marea alta y en la baja dando entrada y salida a los barcos más grandes cada seis horas. Estas compuertas estarán separadas por un macizo de 60 metros en lo que podrá instalarse la casa de máquinas, así como en el resto de la longitud del dique, irán las compuertas pequeñas para la entrada y salida del agua que será de doble apertura en equis para que el movimiento rotatorio de las turbinas se haga siempre en igual dirección lo mismo subiendo la marea que bajando.

Las compuertas de entrada y salida las calculo de 3´80 de alto por 2 metros de ancho para 34´20 metros cúbicos por segundo a plena marea y al empezar a descender, que a medida que aumente el desnivel y por tanto la velocidad, llegarán al doble, triple, etc., por lo que se reduce el orificio a 1 metro de ancho “reversible” según suba o baje el mar. Este cálculo es para marea viva, o sea para el máximo embalse. Se precisan 108 compuertas de 3´80 x 2 (funcionando a 3´80 x 1), repartidas en toda la longitud del dique 240 + 240 + 60, igual a 540 m. lineales, o sea: 108 huecos de 2metros, 216 m.; 111 macizos de 3 metros, 333m. Total, 549 metros. Las turbinas habrán de ser de eje vertical para que la corriente trabaje siempre cualquiera que sea su nivel.

La energía

El cálculo de la energía que pueda producirse ya es material en que no me atrevo a entrar, pues de fijo incurriría en errores de bulto; mi atrevimiento no llega a tanto. Eso es cosa de los técnicos, si la idea llega a estudiarse debidamente. Para terminar este apartado justificando lo dicho en principio de que no creo se halle esta idea descabellada, he de afirmar, que no se me ha ocurrido recientemente sinó hace más de treinta años, pero ni las circunstancias, entonces no la hacían tan interesante, ni osaba yo pensar en que fuese más que una fantasía. Pero recientemente me he enterado que en Inglaterra, Estados Unidos y Francia se proyectaban y creo que están construidas ya, obras similares y en condiciones mucho más desventajosas. Sirva de ejemplo la de la bahía de Saint Michel en el último de aquellos países, que si es cierto que abarca mucho mayor área y altura de mareas, es a cambio de la construcción de 18 y 12 kilómetros de largo; el de San Simón no alcanza ni a un kilómetro.

Puente de unión de ambas márgenes de la ría

El dique de cierre del estrecho de Rande, además de su misión primordial, serviría de magnífico basamento para un puente de hormigón que sobre columnas uniese la carretera de Vigo a Pontevedra en aquel punto con la de Cangas a Vilaboa en el de frente, con lo que conseguiría una ya vieja aspiración para la fácil comunicación por tierra de Vigo con Moaña, Cangas etc., y el acortamiento considerable de la distancia entre Vigo y Pontevedra (una sexta parte del total) más la desviación de la mayor parte del tráfico importante entre ambas ciudades y el de Vigo con Santiago y la Coruña evitando el rodeo del fondo de la Ría y el dificilísimo paso por Puente Sampayo. El puente de Rande habría de tener la suficiente altura para que bajo él y por las grandes compuertas pudiesen pasar en los momentos de plena y bajamar los buques de mayor altura de palos con marea llena, pues aunque hay otra solución que es hacer basculante el tramo correspondiente, esto supondría la interrupción del paso por el puente cuando los barcos cruzasen el dique, en tanto que haciéndolo fijo y alto no se interrumpiría uno ni otro tráfico ya que pasarían los barcos por debajo sin que dejasen de pasar los vehículos y personas por encima, siendo una de las compuertas grandes únicamente para la entrada y la otra para la salida de embarcaciones.

Y vamos a la parte menos real, pero que pudiera serlo. Si en la época de las mareas vivas equinocciales se aprovechasen la primera bajamar para cerrar las compuertas impidiendo la entada del agua, y la embalsada, proporcionalmente muy poca dada la escasa profundidad que registra en su mayor parte la ensenada, podría esclarecerse de una vez para siempre el misterio de los galeones, ya que trabajando con toda facilidad se sacarían del fango las embarcaciones y se vería si en efecto guardan doblones de a ocho o si no tienen nada. En el primer caso que la obra del embalse y puente resultase gratis y aún que ganase dinero el Estado. El proyecto del ingeniero señor Moxó, último conocido de los galeones y modo de “saquearlos”, propone el medio de hacerlo de modo que podría trabajarse “como si tuviéramos en seco la ensenada”. Nosotros la tendríamos en seco en efecto. Calcula el señor Moxó muy por bajo el valor de la moneda (en 1932 ó 34) en 187 millones de pesetas, que hoy serían varias veces más, y cita al profesor Alberti que afirma que el tesoro hundido en Vigo valía entonces 27.167.513 libras esterlinas (ni una menos ni una más), supuesto que la pieza de a ocho fuese de plata y no de oro. Esto aparte de los muchos objetos de valor que no son moneda. No necesito insistir en que lo mismo los datos expuestos que sus consecuencias son aproximados solamente y que sería preciso un estudio completo antes de llevar el proyecto a la superioridad, pues la realización del mismo creo que debe ser cosa del Estado, ya que abarca interés nacional, de enorme importancia social y económica. En esta forma no perjudicaría a las empresas privadas de producción de energía, toda vez que el Estado podría aplicarla, por ejemplo, a la electrificación de los ferrocarriles gallegos, mientras que una empresa más sería vista por las existentes como competidora. El autor, con su proyecto, no quiere quedarse en el alma con el resquemor de no haberlo expuesto malogrando quizá con ello una fuente de beneficios para Vigo, y por consiguiente, para España.

Compartir el artículo

stats