El vecino de Meira que desde octubre está investigado por la Guardia Civil en el marco de un operativo contra el tráfico de armas todavía no ha sido citado a ningún juicio. Espera, como señaló en su día, que la causa contra él se archive, al entender que solo se le acusa por la compra de cartuchos de caza a través de internet.

La investigación saltó a la luz pública por el despliegue de decenas de agentes de la Guardia Civil y de su Unidad Central Operativa (UCO), que en octubre asaltó la vivienda de este vecino de madrugada ante el temor de que tuviese armas ilegales. El revuelo montado había causado alarma en todo Moaña, difundiendo teorías peregrinas sobre lo que ocurría.

Sobre los destrozos causados, el vecino no actuará hasta lograr quedar absuelto de la acusación a la que se enfrenta.