Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educacion tiene desde hace dos años el aviso de que el colegio de Seara sigue con amianto

ELa dirección del centro solicitó el cambio de uralitas tras un acuerdo del Consello Escolar | Además del tejado en la escuela infantil, perdura este mineral en el edificio de mayores

Acceso de amianto en la escuela infantil de Seara. | // GONZALO NÚÑEZ

La Consellería de Educación tiene sobre su mesa desde hace dos años la petición del colegio de Seara, en Moaña, para la retirada de los techos que todavía siguen con amianto (uralita) como en el acceso a su escuela infantil, y en otras partes del centro escolar. La gestión se realizó tras la preocupación planteada por familias en uno de los consellos escolares debido a la toxicidad del amianto, cuyo uso y comercialización está prohibido en España desde 2002 y en el ámbito de la Unión Europea desde 2005 por los daños pulmonares que provocan sus partículas. En 2017, la Xunta había anunciado la elaboración de un estudio sobre el amianto en los centros escolares.

Pero han pasado estos dos años y la consellería sigue sin actuar en este sentido. Los tejados siguen ahí y no solo hay amianto en los accesos a la escuela infantil, sino entre este edificio y el colegio de adultos, en el mismo recinto escolar. Las familias recuerdan que esta zona recibe, además, mucho viento del norte, con el peligro que ello conlleva si rompe alguna plancha de la uralita y desprende las partículas nocivas.

Familias de esta escuela recordaron, tras la noticia publicada esta semana de que se estaba retirando el amianto con el cambio de cubierta en la biblioteca rural de Darbo, en Cangas, que en su caso llevaban dos años esperando por la retirada de las uralitas en Seara.

Fuentes cercanas al colegio confirman que efectivamente lo que dicen las familias es cierto y que desde la dirección escolar se gestionó la petición de retirada de las uralitas, después de tratarlo en el consello escolar municipal, que es en donde se deben de tratar estos asuntos y desde donde se les debe de dar cauce, matizan, sin que ello signifique que las familias, que fueron las que dieron publicidad a la situación, no puedan hacerlo.

Reconocen que también es cierto que ha sido un año muy difícil debido a la pandemia del COVID-19, en el que, aún a pesar de la importancia del amianto, se le ha tenido que dar prioridad a otras necesidades, y en este sentido no ayudó el confinamiento y todos los protocolos posteriores frente al virus, como ahora la vacunación del profesorado.

A la espera de respuesta

La pelota la tiene Educación que es quien posee las competencias en este asunto, no el Concello de Moaña como aseguraba ayer la alcaldesa, Leticia Santos, que se quejaba de que la consellería nunca ha tratado bien a este municipio en cuanto a inversiones, a pesar de tener algunos de los colegios más antiguos de la comarca. Recuerda que en breve, el CEIP de Reibón cumplirá 50 años y la consellería todavía no cumplió con su parte del compromiso cuando hace unos años acordó con el Concello el cambio de ventanas a cambio de que la institución municipal pintara el exterior del edificio. El Concello cumplió, dice la regidora, pero hay ventanas que siguen sin cambiar.

Desde la Consellería de Educación y respecto a la situación del colegio de Seara ante la presencia de estos techos con amianto, en la jornada de ayer no se facilitó información. Hay que recordar que la retirada del amianto conlleva un aparatoso trabajo que deben de realizar empresas autorizadas protegiendo a sus trabajadores con todas las medidas de seguridad, con esos Equipos de Protección Individual (EPI) que se han familiarizado tanto entre la población con la pandemia del COVID.

Compartir el artículo

stats