Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gobierno cangués llevará al pleno los nuevos salarios como dación de cuenta

Junta del Gobierno de Cangas. |   // GONZALO NÚÑEZ

Junta del Gobierno de Cangas. | // GONZALO NÚÑEZ

El gobierno local de Cangas llevará como dación de cuentas al próximo pleno los nuevos salarios asignados a los concejales y la propia alcaldesa como consecuencia de la reestructuración del gobierno municipal como consecuencia de la muerte del alcalde Xosé Manuel Pazos (ACE). Considera que no tiene que presentar ninguna propuesta para presentar a la aprobación de la corporación municipal, como sucedió con el caso del socialista Hugo Fandiño. Cuando este edil dimitió, su salario pasó a cobrarlo su compañera Ingrid Loredana, sin que esta cuestión fuese sometida a la consideración del pleno municipal. De todas formas aún se está pendiente del informe del secretario municipal. Estos cambios no van a suponer que la partida de órganos de gobierno se incrementen y que la cuantía total no aumenta, al contrario, baja, porque el nuevo concejal Adrián Pena no cobra del Concello de Cangas la media dedicación que deja libre Aurora Prieto al pasar a cobrar la entera que deja la alcaldesa Victoria Portas para pasar a cobrar el salario de regidora local.

Una vez que se terminó este disparate del Plan Concellos, que mantuvo en vilo a medio Cangas por el hecho de que se podían perder ayudas directas al comercio y hostelería, el gobierno local retomará de inmediato las negociaciones para ultimar los presupuestos de Cangas para este año. El concejal de Facenda ya había presentado a la oposición un borrador cuya cuantía alcanzaba los 16.700.000 euros, 650.00 euro más que el año anterior. Destacaba en el documento los 5.604.000 euros que el Concello ingresaba a través de los impuestos directos, de los que 3.700.000 eran a través del Impuesto de Bienes Inmuebles. El gobierno ya sabe ahora la cantidad que tiene para hacer frente a las repercusiones de la pandemia: 328.000 euros, 77.000 que otorga directamente la Diputación y el resto a través del Plan Concellos, aprobado recientemente. De hecho, ya se están elaborando las bases para la concesión de las ayudas, que serán principalmente a locales de ocio nocturno, ocio infantil, gimnasios y hostelería. Estas ayudas son directas, diferentes a las que ya se preparan también de los bonos, que esas sí se van a incluir en los presupuestos de este año. Se trata de bonos para ayuda del comercio, para lo que el año pasado se destinaron 100.000 euros y dieron muy buen resultado. También se está pensando en los cursos para fomentar el empleo. La idea es menos cursos, pero por más tiempo, con el fin de que la persona que accede a estos puestos de trabajo de manera temporal no se vea afectada por la pérdida de la ayuda familiar. Además, por el seguimiento que se hizo de estos cursos, hubo dos que funcionaron especialmente bien y que permitieron a lo cursillistas encontrar empleo: charcutero y reponedor.

Compartir el artículo

stats