Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El amianto sigue en la escuela infantil de Seara

Familias de alumnos recuerdan que esperan que se retire desde hace dos años EEl Concello alega que es competencia de Educación EUrge un plan de desamiantado en centros escolares

Uralita con amianto en el acceso a la escuela infantil de Seara, en Moaña. |   // GONZALO NÚÑEZ

Uralita con amianto en el acceso a la escuela infantil de Seara, en Moaña. | // GONZALO NÚÑEZ

El cambio de tejado de amianto (uralita) por otro de teja en la biblioteca rural de Darbo, en Cangas, ha hecho despertar las quejas que vecinos de Moaña plantearon hace dos años a la dirección del colegio de Seara, en Moaña, debido a que la escuela infantil sigue con los tejados de su acceso con este material. Los vecinos aseguran que nada ha cambiado desde entonces y la uralita sigue, con el temor a sus efectos tóxicos.

En el ámbito de la Unión Europea se prohibió la utilización de todo tipo de amianto en la construcción desde enero de 2005 y en España ya está prohibido su uso y comercialización desde 2002, aunque fue muy utilizado en el pasado, entre los años 60 y 80, y sigue formando parte de numerosos materiales utilizados en edificios, naves industriales, maquinaria o incluso vehículos de transporte, tal y como recoge el Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia (ISSGA).

En Moaña, con colegios de mucha antigüedad, el amianto seguiría estando presente en estos edificios, como es el caso de Seara, aunque no se conoce un plan de retirada o de desamiantado, ni por parte del Concello ni por parte de la Consellería de Educación para el caso de los centros escolares, como tampoco un mapa del amianto en los colegios o edificios públicos. En Madrid, por ejemplo, se publicó recientemente que uno de cada cinco colegios públicos de la ciudad tiene en sus estructuras este material, peligroso cuando se manipula o cuando concluye su vida útil, entre 30 y 35 años.

La presencia del amianto plantea problemas cuando los materiales desprenden las fibras al ambiente, como cuando se manipula para su retirada o se rompe la uralita, lo que puede ocasionar daños irreparables en los pulmones al respirar esas partículas .Hace unas semanas, la Guardia Civil abrió investigación a dos empresas en la provincia por irregularidades en la gestión del amianto. Hay que recordar la reciente confirmación de que la justicia había reconocido la muerte por amianto del presentador televisivo José María Íñigo por inhalar este mineral fibroso durante muchos años en los platós.

El mes pasado, el Supremo también condenaba a una empresa a pagar 2,3 millones de euros a familiares de los trabajadores de una de sus plantas en Barcelona y a indemnizar también a vecinos del entorno cuya salud se vio afectada por el polvo de asbesto.

Respecto a la situación de la escuela infantil de Seara, los padres o familiares que a diario se concentran delante del edificio esperando a los niños, se suelen preguntar para cuándo será la retirada de las uralitas, pero desde hace dos años no encuentran respuesta. La dirección del centro sí les confirmó entonces que se iba a gestionar con Educación.

La alcaldesa de Moaña, Leticia Santos, que estuvo recorriendo los centros educativos con la nueva concejala del ramo, Dolores Chapela, asegura que en la relación de demandas no figura este cambio de uralita, aunque reconoce que es una competencia de la Xunta, no del Concello, que se encarga de mantenimiento y este cambio implica inversión.

En el caso del cambio de techos de fibra de vidrio, en los que sí participo el Concello, explica que fue a través de un convenio con la Consellería de Educación, por el cual Moaña abonaba 6.000 euros y Educación otros 6.000, con el fin de agilizar la obra. Se actuó en el colegio de Domaio, en donde se cambiaron las planchas y en el de Seara, en donde quedan algunas por retirar en zonas comunes. Leticia Santos asegura que además siguen a la espera del cambio para poder sustituir las luces actuales por otras de tipo Led con el inconveniente de que al no ser titulares del edificio no pueden acogerse a las subvenciones de los organismos oficiales.

Considera que la consellería nunca ha tratado bien a Moaña, que tiene algunos de los colegios más antiguos de la comarca, y prueba de ello fue el cambio de ventanas en el de Reibón, en el que el Concello también colaboraba con el pintado de la fachada. Dice que el Concello cumplió con su parte, pero la consellería sigue teniendo pendiente, varios años después, el cambio de algunas de las ventanas en este centro, que pronto cumplirá los 50 años.

Compartir el artículo

stats