La valla metálica de la bajada a la playa de O Canabal, en la parroquia de Tirán, lleva desde el mes de diciembre prácticamente tumbada. La razón está en un árbol de gran tamaño que se había desplomado sobre la estructura durante el último gran temporal de viento de este invierno. Los vecinos de la zona criticaron el fin de semana esta situación y exigen una reparación lo antes posible, pues los daños se hacen patentes con la llegada del buen tiempo que anima a la gente a acudir a las playas.

Consultado al respecto, desde el Concello explican que se está gestionando una reparación de la estructura metálica.