Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nexo de San Martiño de Moaña y el testamento de un emigrante en Colombia del siglo XVIII

El párroco, Manuel Barros, recibe una copia del testamento de Lorenzo de Paredes –de manos de García Barreiro– ante la capilla y el retablo construido con esos fondos en el siglo XVIII. | // GONZALO NÚÑEZ

Hace ya más de 15 años, el párroco de la iglesia original de Moaña, Manuel Barros, encargó un trabajo de limpieza para recuperar la policromía del retablo de la capilla lateral derecha de este templo románico, dedicada a la Virgen del Rosario. Fue entonces cuando, en el ático del retablo, apareció el siguiente texto en latín: SUMPTIBUS DMINI. LAURENTII DE PAREDES. Describe de esta forma que el mencionado retablo fue financiado por Lorenzo de Paredes. El historiador local y gran conocedor de todos los entresijos de este templo románico, Manuel Uxío García Barreiro, se puso a investigar sobre la figura de este personaje. Hace unos 10 días consiguió recibir todo el testamento de este emigrante, de 70 páginas y más de 31 cláusulas, en el que se refleja su generosa donación a la “Cofradía de Nuestra Señora del Rosario de la parroquia de San Martiño”, que acabó sirviendo para la gran ampliación de un templo que hasta entonces presentaba unas dimensiones similares a las de la iglesia de San Xoán de Tirán. El documento se encontraba en el “Archivo Histórico de la Universidad del Cauca”, en Popayán.

Manuel Uxío García Barreiro ya entregó la documentación al archivero municipal y explicó los descubrimientos a la alcaldesa, Leticia Santos. Ayer hizo entrega de una copia del testamento al propio párroco Manuel Barros con la intención de remitir la copia digital al Archivo Histórico Diocesano de Santiago de Compostela, en donde se recoge la mayor parte de esta documentación procedente de municipios de toda Galicia.

Parte de la ampliación acometida con la donación del emigrante moañés. | // G.N.

García Barreiro había comenzado su investigación por el archivo histórico de Pontevedra y el parroquial de San Martiño, con la intención de poder elaborar por primera vez una biografía de Lorenzo de Paredes Vázquez. Tras muchos avatares y gracias a las redes sociales contactó con un genealogista colombiano que tenía identificado el documento del testamento de Lorenzo de Paredes entre los archivos de la mencionada universidad, en la ciudad colombiana de Popayán.

Ya a comienzos de la pasada década, con José Fervenza como alcalde, el Concello, a petición del historiador, se dirigió a la Embajada de Colombia para solicitar una copia del testamento, sin éxito. García Barreiro lo volvió a intentar nuevamente con el mismo resultado pero, gracias a la digitalización de documentos de este centro, por fin logró tener en sus manos este testamento.

En el retablo se recuerda a Lorenzo de Paredes. | // G.N.

En él se detalla cómo Lorenzo de Paredes –que en 1708 había emigrado con su hermano, Domingo, a Puerto de Santa María, en Cádiz, y acabó en Popayán– ordena enviar unos 5.000 pesos (equivalentes a 100.000 reales) a Moaña. Hasta 1.500 pesos se fueron a parar a sus familiares. 300 pesos al cura de Tirán para instalar una lámpara de playa en la iglesia, 200 pesos a la familia de Benito Giráldez Martínez –del entorno del lugar de O Casal, como él– y hasta 3.000 pesos a la cofradía de la Virgen del Rosario de San Martiño. Se mostraba muy devoto de una virgen que entonces era la patrona de los marineros y los emigrantes.

Viviendas abandonadas en el lugar de Casal Baixo. | // G.N.

Esos 3.000 pesos sirvieron para acometer obras de ampliación de la iglesia de San Martiño, a la que se le añadió un nuevo altar mayor, dos capillas laterales y una sacristía, después de echar abajo el ábside y la anterior sacristía, ambas románicas de los siglos XII y XIII. “La cantidad de dinero era tan alta que todavía se compraron varias joyas dedicadas al culto a la Virgen del Rosario, la mayor parte de ellas robadas años más tarde”, relata el historiador. Para el retablo de la capilla a esta virgen se contrató a Esteban de Sobreira, que también se encargó de reformas en las iglesias de O Hío y de Darbo. Sobre los retablos del altar mayor y de la capilla de La Soledad no consta que estuviesen financiados por Lorenzo de Paredes.

Encabezamiento del testamento.

García Barreiro no tiene dudas de que esta generosa donación convierte a De Paredes “en el segundo mecenas más importante de Moaña”, solo por detrás de Fernando Arias, cuyas donaciones permitieron la construcción del templo románico original.

Lorenzo de Paredes permitió darle a la iglesia su forma característica actual. La fortuna que había hecho comerciando hizo que el testamento de este emigrante moañés fuese todavía mucho más extenso. El documento también hace referencia a la aldea de Casal de Abaixo, en donde falleció su madre y en donde él había adquirido unas casas y tierras durante su estancia en Andalucía.

Compartir el artículo

stats