La Guardia Civil detuvo en los últimos días a seis vecinos de O Morrazo en varias actuaciones contra la venta y menudeo de droga, un operativo en el que se desactivaron tres puntos de venta y se procedió a la incautación de 110 gramos de cocaína, 15 de heroína y 170 de hachís.

Una de las intervenciones tuvo como detonante la identificación de una pareja de Bueu, a la que se dio el alto en un control preventivo en la carretera Bueu-Cela. La actitud resultó sospechosa, lo que unido a sus antecedentes, motivó que se estableciese un dispositivo de investigación en torno a los ocupantes del vehículo y para ello se solicitó la colaboración de la Policía Local de Bueu. Algunas horas después una patrulla de la Policía localizó el coche estacionado en una céntrica calle del municipio y los ocupantes, al percatarse de la presencia de los agentes, salieron corriendo. Uno de ellos fue interceptado por la Policía y, con el apoyo de la Guardia Civil de Pontevedra, se procedió a realizar un registro en el que se le intervinieron 16 envoltorios de plástico, que contenían 10 gramos de cocaína y 15 de heroína.

Posteriormente los dos ocupantes del coche fueron detenidos como presuntos autores de un delito contra la salud pública en su modalidad de tráfico de drogas. Las dos personas detenidas, de 34 y 38 años, son de Bueu.

En otra actuación desarrollada en Bueu, la Guardia Civil desactivó un punto de venta y distribución de droga, situado en una vivienda de la localidad. Tras constatar la presencia de consumidores habituales en la zona se realizó una entrada y registro domiciliario, con autorización del Juzgado de Instrucción número 2 de Marín. Los agentes se incautaron de útiles para la preparación de las dosis, básculas de precisión y numerosas anotaciones con los resultados de las ventas. La Guardia Civil identificó a dos presuntos toxicómanos que se encontraban en el inmueble consumiendo sustancias estupefacientes, mientras que los dos responsables del inmueble fueron detenidos por un presunto delito contra la salud pública.

Por otro lado, el equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Cangas puso en marcha hace meses un operativo especial debido a la alarma social que generaba un punto de venta al menudeo muy activo y donde se constataron distintas infracciones por ventas en un domicilio, así como en calles céntricas. En el marco de esta actuación se investigó a una persona que llevaba en su vehículo 100 gramos de hachís. A continuación se solicitó al Juzgado de Cangas una entrada y registro en el domicilio, con el apoyo del GRS 7 de Pontevedra y el Servicio Cinológico de la Guardia Civil. En ese registro se intervinieron 100 gramos de cocaína, 70 de hachís, material para la adulteración de la droga y dinero en metálico. Esta intervención se saldó con dos detenidos y dos investigados, a los que se les atribuye un delito de tráfico de drogas.