La concejala de Promoción Económica de Moaña, Coral Ríos, convocó a la nueva Asociación de hostelería de Moaña, que preside Melania Pena, con Pablo Piñeiro como secretario, a la reunión que tenía pendiente con este colectivo para tratar de las ayudas directas al sector por el cierre impuesto por la Xunta debido a la pandemia del COVID-19. Ríos, que estaba acompañada por la alcaldesa, Leticia Santos; y la teniente de alcalde, Marta Freire, les explicó el Plan Reactiva Moaña, que pone en marcha el Concello para atender a los sectores afectados por cierres y que implica ayudas a la hostelería, gimnasios, agencias de viaje y otros negocios afectados. En este sentido matizó que están trabajando ya en las bases para el reparto del dinero, al que destinan 100.000 euros, pendiente del informe favorable de Intervención.

La concejala confirma que los criterios establecidos son “simples” para ayudar a ese reparto, que será equitativo entre la hostelería calculando que tienen derecho a ellas unos 120 establecimientos de los epígrafes correspondientes a hoteles, hostales, cafeterías, restaurantes, gimnasios y mayoristas de hostelería.

Uno de los criterios, dice la edil, es que todos los solicitantes estén al día en el pago de sus impuestos y justificar gastos por importe de las ayudas con recibos bancarios (seguros, alquileres, luz o facturas de proveedores). Respecto a la cantidad a repartir, Coral Ríos, estima que puede rondar los 1.000 euros por establecimiento ya que el reparto será equitativo, no competitivo, y esa cantidad puede variar en función del número de solicitudes. Lo que sí tiene claro la concejala es que el Concello de Moaña es de los que tiene más evolucionado los criterios para el reparto de estas ayudas que confía en poder entregar a finales de mayo, una vez que el próximo día 17 ya se aprueban los presupuestos municipales y hay que contar el período de exposición pública.

Los 100.000 euros que el Concello destina de ayuda directa proceden de los 56.000 euros que entrega la Diputación dentro de su plan de ayuda a la hostelería y el comercio; y 44.000 de fondos propios municipales.

Coral Ríos asegura que la reunión transcurrió en un tono amable, después de los últimos desencuentros, y en la misma también se trató la exención de un nuevo semestre del recibo de la basura para 2022 (ahora ya no se paga el primer semestre de 2021) y la elaboración de una nueva ordenanza de terrazas menos complicada que la actual. Según la concejala la que está en vigor provoca muchas denuncias entre unos y otros hosteleros por agravios comparativos.

Desde la Asociación de hostelería lamentan que el Concello no se sume a lo publicado por la Federación galega de municipios e provincias (Fegamp) de destinar el 1% del presupuesto municipal a ayudas directas a la hostelería y turismo, ya que serían 115.000 euros. En cuanto a los impuestos, señalan que no entienden que tengan que pagar la basura medio año cuando casi todo el año pasado se pagó todo sin poder trabajar varios meses y el resto del año estuvieron con restricciones de horarios de apertura y de aforos y este año se va por el mismo camino. Critican que el resto de impuestos los tienen que seguir pagando cien por cien, excepto alguna terraza que la parte del Concello no se paga. Critican también a la Diputación de la que dicen que juega publicando unas ayudas que luego no son ciertas, pues dicen que van a poner a disposición el 1% de ayuda directa a la hostelería y turismo, cuando después también son para el comercio, por lo que creen que la cifra en Moaña será irrisoria.