El Concello de Moaña encargó al estudio “Un máis un arquitectos” un proyecto de humanización del entorno histórico de San Martiño, con el objetivo de recuperar la esencia de núcleo original del municipio restringiendo en lo posible el tráfico rodado. La intervención, que se recoge en el Plan de Movilidad Sostenible, sería desde los dos accesos al cruceiro de la zona y hasta pasada la antigua rectoral, cerca ya del lugar de O Outeiro. Como primer paso, esta semana se reunieron de forma telemática tanto los arquitectos como especialistas en la zona, que recibieron las propuestas y necesidades de colectivos como el Anpa del CEIP Abelendo, la Asociación de Veciños San Martiño, los padres de los alumnos de la Escola de Música o la asociación vecinal A Praia-A Seara.

El concejal de Mobilidade, Rodrigo Currás, recogió como principal queja la alta densidad de vehículos y velocidad media en la zona. Se trata de un problema histórico que afecta incluso a las clases de la Escola de Música por la contaminación acústica que se genera. Los asistentes y el Concello descartan casi por completo una peatonalización completa de la zona y barajan distintas propuestas de humanización y calmado del tráfico, que podrían pasar por un sentido único de circulación.

Asistentes a la reunión telemática.

Se debatió también sobre qué ambiente y calidades materiales se quieren para la zona y sobre elementos de valor histórico y arqueológico que se pueden recuperar. El historiador local, Manuel Uxío García Barreiro, recordó el antiguo empedrado que lucía el casco histórico antes de su asfaltado. Propuso rescatar alguna zona y recorrerá el entorno con los arquitectos contratados. En todo caso, el edil de Mobilidade especifica que sería una recuperación simbólica y fuera de la zona de paso de los coches, al tratarse de un empedrado tosco. Varios vecinos mostraron fotografías antiguas en las que se podía apreciar el nivel más bajo del camino antiguo.

Rodrigo Currás señala que la humanización de la zona se busca “para ganar en la sensación de que se entra en el núcleo histórico de Moaña. No como pasa ahora, que se convirtió en una carretera más por la que pasan los coches a velocidades más altas de las debidas”. El hecho de que esta zona conduzca a un acceso a la Autovía do Morrazo ha influido también en el incremento del tráfico a lo largo de los últimos años.

Una vez redactado el proyecto para el que se celebrarán todavía varias reuniones entre todos los implicados, el Concello tratará de financiar las obras a través de fondos europeos o subvenciones de la Diputación, a las que tendría acceso gracias a la adhesión de la administración moañesa a la Rede Ágora, que busca “impulsar políticas que recuperen espacios públicos para los vecinos”.

El bipartito anima a que, en esta fase inicial, más vecinos aporten sus propuestas para mejorar la movilidad en la zona.

Segunda fase

La humanización del área histórica de San Martiño será la primera fase de una intervención más profunda prevista en el Plan de Movilidad Sostenible. La segunda fase, a medio plazo, es la propuesta de un itinerario peatonal y ciclista en el entorno de los núcleos de O Cruceiro, O Casal y Abelendo, para conectar estos barrios con el entorno de la iglesia románica mediante sendas peatonales.