UFD Distribución Electricidad SA, que es la empresa distribuidora eléctrica de Naturgy, va a acometer una inversión de 140.000 euros en mejorar la red de distribución eléctrica en la parroquia moañesa de Meira. En concreto las obras previstas serán en el barrio de Isamil.

La empresa eléctrica está dando los pasos para acometer unos trabajos que requieren la afectación de cuatro fincas particulares. Dos de ellas, en Lourido y Fanequeira, solo se verán afectadas en 1,69 metros cuadrados y otros dos terrenos, en Fanequeira y Riveira tendrán algo más de afectación. Sobre todo el primero, que acogerá el centro de transformación ocupando 19,35 metros cuadrados y bajo el que pasarán 10 metros de línea subterránea.

Este lunes la Consellería de Economía, Empresa e Innovación publicó en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) la información de la declaración de utilidad pública, para poder acometer la obra. Los afectados pueden aportar por escrito los datos a rectificar en el plazo de un mes.

Las obras consistirán en aumentar la potencia del transformación para reforzar la capacidad de la red. Además, se van a soterrar en torno a 400 metros de línea de media tensión que en estos momentos es aérea.

Se busca minimizar el riesgo de apagones, pues este mismo invierno, durante los temporales, hubo cortes de luz en distintos puntos de la comarca. La mayor parte de estos cortes se producen por la caída de árboles o ramas sobre el tendido eléctrico, de ahí que ir soterrando las líneas por tramos contribuya a reducir en el futuro estos problemas de suministro.

Averías

Desde Naturgy insisten, de todas formas, en que evitar las averías de todo nunca se puede conseguir, y la clave está en minimizar los riesgos de que estas se produzcan.

El último apagón en la comarca se produjo este mismo febrero, en gran parte de la parroquia canguesa de Aldán, debido al daño sufrido en uno de los postes del cableado.