La bonanza meteorológica de este fin de semana y la relajación en las restricciones sanitarias permitieron que ayer se reanudasen los viajes de los vecinos de Ons al archipiélago después de casi cuatro meses de parón. Un total de 86 personas se desplazaron en la jornada de ayer a la isla para poder realizar diferentes tareas, así como para comprobar el estado de sus propiedades. Abrir y ventilar las viviendas, echar un vistazo a los huertos e incluso plantar y recolectar ciertos productos fueron algunas de las actividades que pudieron realizar a lo largo del día hasta su regreso a tierra firme pasadas las seis de la tarde.

Según manifestaron los isleños, la mayoría de ellos no había visitado la isla desde el mes de octubre del año pasado. La sucesión de temporales tampoco permitió que se reanudasen los viajes, pero con la tregua de estos días muchos han podido volver a Ons y realizar un pequeño mantenimiento de sus viviendas.