La corporación moañesa celebró anoche un pleno telemático especialmente tranquilo y que propició el acuerdo de todos los grupos políticos en varios asuntos importantes. Uno de esos acuerdos fue la moción del BNG exigiendo la transferencia de la AP-9 a la Xunta y una rebaja de los peajes. Este asunto, sin embargo, enfrentó a los dos socios del gobierno bipartito en una de las primeras veces en cinco años que muestran públicamente diferencias tan claras. Así, pese a apoyar la propuesta desde el PSOE, Marta Freire acusó a los nacionalistas de “querer capitalizar el problema y omitir en su relato que fue un presidente de la Xunta del PSOE el que acabó con el peaje de Rande y que el actual Gobierno central permitió por primera vez el debate de la transferencia”.

Freire también cargó con dureza contra la decisión del BNG de votar en contra de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) “que incluyen bonificaciones de los peajes. El Bloque se quedó fuera de juego con su voto negativo y ahora trata de sacar rédito con una campaña sobre la AP-9, pero el Gobierno central no puede saltarse los plazos administrativos”. Puntualizó que el BNG “votó en contra de los PGE junto a VOX y el PP”.

El nacionalista Odilo Barreiro recogió el guante y replicó que “votamos en contra de los PGE porque reducían las inversiones en Galicia. Lo malo es que PSOE, PP, VOX y Ciudadanos coincidan en mantener el aforamiento del rey emérito”.

Ya con más calma, otro de los acuerdos más llamativos fue la fusión de las mociones presentadas por PP y BNG sobre las medidas de ayuda ante la crisis económica. Ambos partidos defendieron exigir al Gobierno central la reducción del IVA de las peluquerías, barberías y salones de estética del actual 21% al 10%. La moción fue aprobada por todos los grupos.

Quizá el punto más polémico llegó con la moción presentada por el PP para implantar una línea de ayudas a moañeses que quedaron en paro por la pandemia, pues incluía la renuncia por parte de los integrantes del gobierno municipal a sus retribuciones a través de dedicaciones parciales y exclusivas.

Tanto XM como PSOE y BNG votaron en contra de la moción. Javier Carro (XM) aludió a la falta de competencias del Concello para pagar susbsidios de desempleo. Desde el PSOE, Marta Freire, tildó de “populista” la petición y alegó que Moaña es el Concello de la provincia “que más fondos destina a bonos sociales para las familias en apuros”. Por el BNG, Aldán Santamarina alegó que el salario de los concejales permitió “dedicarnos al Concello y revertir el rumbo de Moaña, saneando las cuentas”.

El debate se tensionó cuando Daniel González, del PP, dijo que “cobrar por el trabajo es correcto, pero hay que ir a trabajar y no vivir del cuento”, frase que hizo intervenir a la alcaldesa, Leticia Santos, quien dijo sentirse “ofendida”.

Parcero: “Fue un honor trabajar para la educación y el deporte”

El momento más emotivo del pleno moañés de ayer fue el punto en el que Juan Parcero presentaba su dimisión como concejal del BNG y, por lo tanto, como miembro del gobierno. “Fue una decisión muy meditada. Cambiaron las circunstancias personales y familiares a nivel de salud y de vida profesional”, relató visiblemente emocionado. Repasó a los ediles de su grupo “de los que aprendí cada día” y puso en valor el “liderazgo” de la alcaldesa. “Fue un honor trabajar por la educación y el deporte, que es lo más bonito de Moaña”, concluyó. Todos los grupos políticos le desearon “suerte” en su nueva etapa lejos de la política y tanto la regidora como su compañero de grupo, Odilo Barreiro, tuvieron palabras de cariño. “En dos años te convertiste en un referente para la comunidad educativa y deportiva”.

Cruceiro

Todos los grupos aprobaron también la moción de XM pidiendo la restauración y puesta en valor del Cruceiro de Sabaceda, apoyándose en los estudios del historiador local Manuel Uxío García Barreiro.