Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña prevé un ingreso extra del Oral por el impuesto de plusvalía y recaudar 434.000 euros

El concejal de Hacienda reconoce que se había ralentizado el cobro al estar en un limbo legal ELos Presupuestos congelan los tributos y contemplan más aportación por el ICIO

El concejal Aldán Santamarina, ayer, en su despacho en el Concello de Moaña. |   // G.N.

El concejal Aldán Santamarina, ayer, en su despacho en el Concello de Moaña. | // G.N.

El gobierno de Moaña, a través del concejal de Hacienda, Aldán Santamarina, está apurando la elaboración de los Presupuestos municipales para este año 2021, que estaban esperando a la adjudicación del macro contrato del Servicio de Axuda no Fogar, (SAF), al que el Concello destina por encima del millón de euros, que ya ha ido a pleno, y está pendiente de la firma. El concejal confía en que pueda llevar las cuentas al pleno de marzo. Ya están muy adelantadas y en cuanto a impuestos, que es en estos momentos lo que más preocupa al ciudadano, el concejal asegura que estarán congelados. Explica que los salarios de los trabajadores públicos, incluidos los de los órganos de gobierno, suben un 0,9% y que solo se prevén subidas de recaudación en el Impuesto de Construcciones (ICIO), por la previsión de aumento de licencias, pero no por un incremento de tasas; y un ingreso extraordinario que ha comunicado el Organismo de Recaudación de la Administración Local (Oral), dependiente de la Diputación, respecto al impuesto de plusvalía, que grava la transmisión de los bienes inmuebles, ya sea por venta, herencia o donaciones.

En el caso de Moaña, ese ingreso extraordinario se ha calculado en unos 200.000 euros a mayores, por lo que la previsión de recaudación que se incluye en los Presupuestos de 2021 es de 434.000. Santamarina explica que se trata del impuesto que no se estuvo cobrando a lo largo de los últimos tres años por estar en un limbo legal al anular el Constitucional este gravamen cuando las operaciones eran a pérdidas. No hay que olvidar la gran crisis económica que azotó España y que hizo perder valor a los bienes inmuebles. El Constitucional declaraba nulo el impuesto cuando la cuota a pagar por el propietario al Concello en donde tuviera el bien, superaba la ganancia obtenida por el contribuyente. Hubo Concellos que siguieron cobrando el impuesto aun cuando la plusvalía era inexistente. En Cangas, por ejemplo, a finales de 2019, el Oral tenía paralizadas las liquidaciones de un millar de plusvalías de los últimos dos años, en virtud de esa sentencia, y para no perjudicar a los contribuyentes. Ahora se ve que el Oral ha dado hacia adelante al cobro del impuesto, en virtud, al menos de este ingreso extraordinario que ha comunicado al Concello de Moaña y que supone poner al cobro expedientes que estaban paralizados por dicho limbo legal.

Compartir el artículo

stats