El nuevo año ha comenzado con lo que podrían ser noticias alentadoras para el empleo. El mes de enero se cierra con un descenso en el número de parados en la comarca, un dato que rompe con una tendencia de cinco meses consecutivos con el desempleo al alza. La reducción del paro se cifra en 178 personas, pero esto no oculta el otro reverso de la moneda. En estos momentos hay en la comarca de O Morrazo 613 desempleados más que hace justamente un año. Es la factura que deja la pandemia sanitaria del COVID-19 casi un año después del inicio de una crisis que supuso un frenazo en seco de la actividad económica.

Los datos que se dieron a conocer ayer apuntan que O Morrazo se sitúa por debajo del umbral de los 6.500 desempleados, aunque por la mínima. En estos momentos hay 6.499 personas anotadas en los servicios públicos de empleo buscando un trabajo: 2.162 en Cangas; 1.798 en Marín; 1.691 en Moaña; y 848 en el caso de Bueu. Los sectores que lideran la creación de trabajo en este inicio de 2021 son la pesca y la agricultura por un lado y la construcción por el otro. Mientras, el sector servicios es el que registra el mayor nivel de desempleo, con 4.476 personas anotadas.

La reducción más significativa se registra en los ayuntamientos de Marín y Bueu, que en enero contabilizan 56 y 53 personas menos en las listas del paro. En el caso del municipio bueués le sirve para bajar de nuevo de la barrera de los 900 parados ya que cerró el ejercicio 2020 con 901 vecinos en situación de búsqueda de empleo.

Moaña cerró el año pasado con un aumento de 123 desempleados, lo que le llevó a superar la cifra de 1.700. Ahora recupera parte de esos puestos destruidos y con 47 parados menos el número total se sitúa en 1.691. En el caso de Cangas la creación de empleo ha sido más tímida, con 22 nuevas personas incorporadas al mercado laboral. De esta manera, el nivel de desempleo en la localidad asciende a 2.162 personas.

En cualquier caso, estos números distan mucho de la situación que se registraba hace ahora doce meses. Entonces había 767 parados en Bueu, 2.028 en Cangas, 1.492 en Moaña y 1.599 en Marín. Unas diferencias directamente relacionadas con la incidencia del coronavirus en la economía.

En este primer mes del año el sector que más ha contribuido al descenso en las listas del desempleo es el de la pesca y agricultura, en el que se han firmado más de medio centenar de nuevas incorporaciones. Le siguen, a bastante distancia, la construcción y la industria, con 26 y 21 nuevos empleos. También es significativa la tendencia dentro del apartado de personas que no tenían empleo anteriormente y en el que la cifra de desempleados cayó en 70 vecinos.

El sector servicios, en el que se incluye la mayoría del comercio, apenas creó cinco nuevos puestos de trabajo en este inicio de año. La diferencia con respecto a enero de 2020 es más que notable: entonces había 3.976 personas buscando empleo en este sector y ahora son un centenar más.

La distribución del paro por géneros sigue dejando a las mujeres como las más perjudicadas: 487 en Bueu frente a 361 hombre; 1.249 en Cangas frente a 913 hombres; 1.027 en Marín por 771 varones; y 965 en Moaña por 726 hombres. Así la cifra total de mujeres en situación de desempleo es de 3.728 frente a 2.771 hombres.

Las cifras del desempleo en este primer mes del año contrastan con la tendencia registrada a nivel estatal. En el conjunto de España el desempleo creció en 76.216 personas, un 1,8% con respecto al mes anterior. En Galicia el paro sufrió un retroceso, con una bajada de 3.603 personas.