“Parece que teñamos que despedirte, dicirche adeus e agardar que o tempo peche as feridas. Como se poidésemos facelo, oes Pazos? Coma se este momento tivera que ser un punto e final. Coma no teatro, que sexa un cambio de escena. Que un foco compense a luz que acaba de perderse. Que perdemos todos. Traballaremos arreo para honrar a túa memoria, legado e confianza. Deixas pegada. Cangas, a túa Cangas do Morrazo, ha de saber valorar por sempre o teu sacrificio. Grazas, compañeiro!”

La concejala de ACE y persona de máxima confianza de Xosé Manuel Pazos en el Gobierno bipartito ACE-PSOE, tomó la palabra para despedir al alcalde de Cangas, que desde ayer reposa en un nicho familiar del cementerio de Coiro, parroquia donde nació hace 63 años. Fue la culminación de un homenaje institucional que, desde primera hora de la mañana, congregó en el salón de plenos del consistorio a centenares de personas, entre familiares, allegados, compañeros de todos los grupos políticos de la Corporación y representantes de las instituciones, entre ellas el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, los alcaldes de Vigo y Moaña, Abel Caballero y Leticia Santos, o miembros de Esquerda Unida, como su portavoz en Vigo, Rubén Pérez, o la diputada Eva Solla, entre otros conocidos. Pero también gentes del teatro, una de las mayores pasiones de Pazos, de los colectivos vecinales, culturales y deportivos, así como una multitud de vecinos que quisieron agradecer su trabajo y dedicación hasta su último aliento. Una respuesta que se resumió en un sonoro y emotivo aplauso cuando el féretro, cubierto con la bandera de Galicia y al son de su himno, salió del Concello a hombros de la Policía Local y también cuando partió hacia la iglesia de San Salvador para ser despedido en la intimidad familiar.

Emotivo adiós al Alcalde de Cangas Santos Álvarez

La participación popular estaba restringida de acuerdo con el protocolo para hacer frente a la pandemia de COVID-19. Con las banderas a media asta, el féretro entró a las 11 de la mañana en el salón de sesiones, donde se instaló la capilla ardiente por acuerdo de los representantes políticos y la familia del fallecido. Policía Local y Protección Civil, dos cuerpos municipales que ven en Pazos a un alcalde que “dignificó” su trabajo dotándolos de medios, establecieron un trayecto perimetral para que los visitantes pudieran despedirlo y saludar a sus familiares y allegados reduciendo los riesgos de contagio. Sobre el ataúd destapado y cubierto en parte con la enseña gallega, reposaban también una máscara teatral y pequeñas chapas con anagramas comunistas y republicanos, así como el bastón que utilizó para ayudarse a caminar cuando la enfermedad fue haciendo mella. Alrededor, decenas de coronas y ramos de flores enviados por instituciones públicas, como la propia Corporación canguesa o el Gobierno de la Diputación, clubes deportivos como el Balonmán Cangas y el Alondras, colectivos sociales como Aspamsim, grupos políticos como ACE (que le dedicó un “hasta sempre, camarada!”) y Podemos, sindicatos como CSIF o representantes de colegios como el CEIP San Roque, donde Pazos fue maestro hasta conquistar la Alcaldía. También colectivos como el de trabajadores del Concello, familias y personas a título individual, que quisieron reconocerle su trabajo y atenciones, que se prodigaban más con los menos favorecidos.

15

Historia en fotos de Xosé Manuel Pazos, el alcalde "rojo" que convirtió Cangas en capital cultural Hilda Gómez

En las hileras de personas que fueron desfilando durante la mañana no faltaron los vinculados a la escena, como Antón Lamapereira, Lois Soaxe, Salvador del Río y otros miembros de Teatro de Ningures, compañía con la que mantuvo un especial apego y uno de los soportes de la Mostra Internacional de Teatro Cómico e Festivo (MITCFC), que se ha convertido en referente. Ché Mariño o María Armesto no faltaron al acto, en el que su exmujer Casilda Alfaro mostró su desolación por la pérdida de un compañero y de un impulsor del teatro al que, reconoció, su sentido del humor le habría animado a una despedida más festiva porque no tirar la toalla era uno de los principios inquebrantables de Xosé Manuel Pazos Varela. Lo resaltaban también otras personas del ámbito cultural, como su colega Henrique Harguindey, que lo definió como gran amigo y persona siempre dispuesta a ayudar a los demás.

Usuarios de Aspamsim, la asociación de familiares de personas con discapacidad intelectual, también brindaron una emotiva despedida mientras agentes uniformados de la Policía Local, acompañados por efectivos de Protección Civil, lo trasladaban al coche fúnebre que lo conduciría hasta la iglesia de San Salvador, para un breve acto religioso por deseo familiar, y el nicho del cementerio parroquial de Coiro donde ya reposa. “Coma no teatro, que sexa un cambio de escena. Que un foco compense a luz que acaba de perderse. Que perdemos todos. Grazas, compañeiro”.

Carmela Silva, junto a David Regades, en la capilla ardiente de Pazos. Gonzalo Núñez

Carmela Silva: “Un hombre bueno, dialogante y luchador por la justicia social”

“Estoy afectada, muy afectada”, reconocía la presidenta de la Diputación de Pontevedra mientras se secaba las lágrimas tras pararse frente al féretro de Pazos y saludar a su familia. Silva recordó que lo conocía desde hace casi un cuarto de siglo, cuando el PSOE y Esquerda Unida compartieron lista al Parlamento de Galicia que encabezó el actual alcalde de Vigo, Abel Caballero, y la amistad se ha mantenido. Destacó su talante conciliador y dialogante, conversador y defensor de la cultura y de los colectivos más desfavorecidos, “tremendamente comprometido con la justicia social”. Lo pone como ejemplo de “hombre bueno y honesto”, que predicó con el ejemplo en su vida personal y política.

Abel Caballero traslada su pésame por el fallecimiento de Pazos. Gonzalo Núñez

Abel Caballero: “Entendía la política desde la sinceridad; una persona irrepetible”

“Era un hombre irrepetible, por tantas y tan importantes cualidades. Se dedicaba en cuerpo y alma y con toda honradez a la política. Lo conocí a mediados de los 90, compartimos cuatro años en el Parlamento gallego y nos sentábamos juntos. Hicimos amistad y comprobé que Pazos era un hombre de mucha querencia a la buena política, a la de verdad. Entendía la política desde la sinceridad, con su ideología, con su causa, y una buena dosis de buena persona que ha mantenido en la Alcaldía de Cangas a pesar de que gobernar aquí no es fácil, y él lo hizo . Su recuerdo nos apena. Es un día triste para Cangas, y también para Vigo y Galicia”.

Eva Solla, coordinadora de EU, y Rubén Pérez muestran sus condolencias durante el velatorio. FdV

Eva Solla: “Persona conciliadora y que supo tejer alianzas entre la izquierda”

En la despedida al alcalde de Cangas, Esquerda Unida estuvo representada por sus coordinadores en Galicia, Eva Solla, y Vigo, Rubén Pérez, que trasladaron a la familia de Xosé Manuel Pazos su pesar por la pérdida de la persona y del político, del que destacaron su capacidad de conciliación y de gestión como alcalde, así como su capacidad para “tejer alianzas entre la izquierda”, para trabajar conjuntamente por el bien común y mirar el presente y al futuro con optimismo. Ejemplo de ello fue la entereza que mostró en su lucha contra la enfermedad y su tesón para llegar hasta el final en el desempeño de una responsabilidad política aunque la salud ya no le acompañaba.