Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arzobispado reclama a Bueu que cumpla con un convenio de hace 20 años para el tanatorio

La Iglesia acordó ceder en 2001 terrenos en O Valado a cambio de segregar fincas de su propiedad del sector 5 del plan de As Lagoas

Una vista de los terrenos objeto del convenio entre Concello y Arzobispado de Santiago. |   // S.ÁLVAREZ

Una vista de los terrenos objeto del convenio entre Concello y Arzobispado de Santiago. | // S.ÁLVAREZ

El Concello de Bueu tiene sobre la mesa una reclamación que ha causado sorpresa y hasta cierta incredulidad en la institiución municipal. Se trata de un escrito presentado por el Arzobispado de Santiago el pasado 28 de diciembre y que, pese a la fecha, no es ninguna inocentada. La Iglesia le reclama al consistorio que cumpla con lo establecido en un convenio suscrito entre ambas partes en diciembre de 2001, cuando desde el Arzobispado se acordó ceder una parcela destinada a la construcción del tanatorio municipal en las inmediaciones del antiguo cementerio municipal, en O Valado.

El escrito, remitido a través de un despacho de abogados, insta al gobierno local bueués al “fehaciente cumplimiento de las obligaciones” asumidas en aquel convenio. En caso contrario anuncia que “se procederá al ejercicio de las acciones que legalmente correspondan”. Desde el ayuntamiento apuntan que están estudiando la reclamación sobre un acuerdo que está a punto de cumplir 20 años, firmado durante el mandato como alcalde de Tomás Barreiro y que a día de hoy es “inejecutable” desde el punto de vista urbanístico y legal, según afirma el concejal de Urbanismo, Martín Villanueva. A ello se une que Bueu tiene desde finales de 2011 un tanatorio municipal en otra ubicación, en las inmediaciones del polígono de Castiñeiras y al lado del cementerio.

El acuerdo al que alude el Arzobispado de Santiago fue rubricado el 17 de diciembre de 2001, cuando el entonces gobierno local barajaba la opción de construir el tanatorio en O Valado, en el entorno del antiguo cementerio. Para alcanzar la superficie necesaria el ayuntamiento negoció con la Iglesia la cesión de una finca situada detrás del templo parroquial y lindante con la carretera, de unos 300 metros cuadrados. A cambio, desde el Concello se comprometían a segregar los terrenos del entonces sector 5 del plan parcial de As Lagoas, en el que la Iglesia dispone de varias propiedades.

El objetivo de la segregación era que se pudiese edificar en ese ámbito sin tener que esperar a que se desarrollasen de manera correlativa los cuatro sectores previos, que es lo que fijaba la norma. En aquel momento ni siquiera habían comenzado los trabajos del primer sector, que es el único que se ha ejecutado hasta la fecha. Y ni siquiera al completo debido a la crisis económica y del mercado inmobiliario que empezó en 2008.

La reclamación registrada por el Arzobispado de Santiago deberá ser estudiada ahora por los técnicos municipales junto al convenio firmado, en el que según el gobierno local se incluiría una cláusula en la que si no se cumplía lo estipulado el consistorio debería afrontar una indemnización por la cesión de los terrenos de la Iglesia para la construcción del tanatorio. El actual ejecutivo local alberga serias dudas de que ese acuerdo llegase a ser cumplido, incluso por parte de la institución eclesiástica.

“El Concello de Bueu no recibió nunca esos terrenos y el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) no recoge las determinaciones de ese convenio”, apunta el alcalde, Félix Juncal. El concejal de Urbanismo, Martín Villanueva, es también contundente a este respecto. “No se puede dar cabida en el PXOM a ese convenio, que es inejecutable desde el punto de vista legal y urbanístico”, afirma, al tiempo que recuerda que desde el año 2001 la normativa urbanística experimentó múltiples cambios.

Ubicación y usos

La parcela objeto del acuerdo linda con el muro superior del atrio de la iglesia de San Martiño y con la carretera, una especie de “tira” en forma triangular que sirve de acceso a otras fincas y en la que a veces se hace pequeños depósitos de madera. Con la aprobación del PXOM este ámbito, al igual que los terrenos del antiguo cementerio municipal, pasan a tener la consideración de zona libre. Esto significa que su uso estará vinculado a espacios y zonas verdes de uso público.

El resto de los terrenos con los que cuenta el Arzobispado en los alrededores de la iglesia parroquial de San Martiño se reparten entre el suelo urbanizable no delimitado (SUND-1) y el suelo urbano delimitado (SUD-1), tal como recogen los planos del PXOM de Bueu, que entró en vigor en marzo de 2018. Las disposiciones del planeamiento contemplan que esos terrenos de propiedad eclesiástica también tengan la consideración de espacios libres y zonas verdes públicas debido a la cercanía del río y del sendero fluvial. Esto significa que la edificabilidad a la que tiene derecho el Arzobispado se materializaría en otros ámbitos del sector urbanístico de As Lagoas.

El escrito presentado por los representantes legales de la Iglesia concede al Concello de Bueu un plazo de cinco días para “cumplir con lo comprometido”, un periodo que ya ha expirado. Al mismo tiempo formula una reclamación extrajudicial a todos los efectos, incluyendo la interrupción de la prescripción de las posibles acciones legales a las que tendría derecho el Arzobispado de Santiago después de casi dos décadas.

Compartir el artículo

stats